Home » Noticias » Consecuencias de los incendios forestales en el Medio Ambiente

El pasado domingo 15 de Octubre, el suroeste de Galicia vivió una auténtica pesadilla que semejaba un apocalipsis debido a  la aparición simultánea de numerosos focos de incendios forestales, los cuales conllevan ahora muchos efectos negativos, tanto para las personas como para la biodiversidad y el Medio Ambiente. Aunque muchos crean que los incendios son necesarios para limpiar la materia muerta o en descomposición y así regenerar la vegetación y ayudar a eliminar plagas de insectos, su alta frecuencia y fuerza debido al viento y elevadas temperaturas en un período de tiempo tan breve, obviamente trae consigo malas consecuencias, como daños materiales, destrucción de la flora y fauna autóctonas, impactos en el balance hidrológico y calidad del agua, contaminación atmosférica, pérdidas irreparables de suelo y muchas más. A continuación, os contamos con más detalle  cuáles son las consecuencias de los incendios forestales sobre el Medio Ambiente más destacables.

Una de las consecuencias de los incendios forestales más visible es la destrucción del ecosistema y del paisaje que existía en la zona, viéndose ahora todo color ceniza y negro, y carente de vida. Ahora veremos los impactos ambientales más importantes que causa un incendio forestal, ya sea un incendio natural o provocado.

Efectos de los incendios forestales en la Vegetación

Otra consecuencia de los incendios forestales notorias es la destrucción  de la vegetación, la cual aportaba oxígeno, capturaba CO2, sostenía el suelo y daba cobijo y alimento a una gran variedad de organismos. Además, está comprobado que los ecosistemas vegetales más próximos a la madurez ecológica, arden con más dificultad que otras formaciones vegetales, y después del incendio, la regeneración de la cubierta original con igual composición y estructura, es más rápida.

El éxito en la recuperación de las diferentes especies vegetales afectadas por el incendio depende, por un lado, de la adaptación de éstas al fuego, ya que éste favorece el desarrollo de las especies pirófitas, y por otro, de las condiciones ambientales posteriores al incendio, como fertilidad, iluminación y oscilaciones térmicas. Así pues, en los momentos iniciales después del incendio, empiezan a recuperarse las especies dotadas de mecanismos de resistencia al fuego, así como las plantas herbáceas que se ven favorecidas  por el momentáneo aumento de la fertilidad y por la ausencia de competidores.




Posteriormente, se inicia la regeneración de las especies antes existentes que van desplazando a las especies oportunistas, dominantes en el momento inicial. Sin embargo, la recurrencia de los incendios en un mismo lugar, favorece que las especies mejor adaptadas al fuego, como muchos matorrales, se conviertan en dominantes y que la vegetación instalada sea cada vez más pirófita.

consecuencias de los incendios forestales 1

Efectos de los incendios forestales en la Fauna

Otra de las preocupantes consecuencias de los incendios forestales es la sufrida por los animales. Lógicamente, la fauna que sufre más directamente las consecuencias de los incendios forestales en los momentos iniciales es aquella que presenta menor movilidad, como los invertebrados que viven en el mantillo superficial del suelo, de modo que se ve afectada por el fuego, por la onda de calor o por procesos de asfixia; lo cual ocasiona que su número disminuya drásticamente tras el incendio. Además, la destrucción de los ecosistemas y las cadenas tróficas dificulta la regeneración de la fauna preexistente antes del incendio, fundamentalmente por la ausencia de estrato vegetal que aporte alimento y por las condiciones extremas que presenta el suelo.




Otras especies, como aves y otros vertebrados de mayor movilidad, pueden huir e ir recolonizando la zona a medida que se vaya regenerando la cubierta vegetal. Sin embargo, la repetición de incendios en una determinada zona boscosa, provoca el abandono definitivo de las especies más exclusivas, las cuales son sustituidas por otras más generalistas y mejor adaptadas a los espacios despejados (sin cubierta arbórea).

Roberto González es técnico de SEO/BirdLife, una ONG que trabaja para la conservación de las aves amenazadas, él dice con prudencia y consternado que, una vez que se hayan extinguido las llamas, “habrá que ver sobre el mapa qué zonas se han visto afectadas para calcular cuáles han sido las consecuencias medioambientales. El daño en el suelo es evidente, y si no llega a llover, habría sido imposible parar el fuego«.

Impactos de los incendios en los balances hidrológicos y calidad del agua

Otra de las consecuencias de un incendio forestal es que los balances hidrológicos resultan profundamente alterados. Por un lado, se reduce la cubierta vegetal que hacía de paraguas al agua de lluvia, evitaba la escorrentía superficial que origina erosión, y que permitía el retorno de ésta a la atmósfera mediante la transpiración de las plantas. Por otro lado, el incendio incrementa la impermeabilidad del suelo, sobre todo de aquellos más orgánicos, que ya son de por sí muy impermeables cuando están excesivamente secos, impidiendo la penetración del agua en el suelo y reduciendo así la humidificación de éste.




Asimismo, la infiltración del agua de lluvia en el suelo se ve dificultada por la destrucción de la estructura superficial del suelo y arrastre de las cenizas y otras partículas finas, que origina una compactación del suelo al quedar los poros obturados, impidiendo la penetración del agua. Como consecuencia de estos procesos, aumenta considerablemente la escorrentía superficial que causa erosión, duplicándose los valores habituales. Con las primeras lluvias tras el incendio se originan las mayores escorrentías de agua superficial, hasta un 20% de la precipitación, cuando lo normal es que no supere el 5% de la lluvia caída.

Por otra parte, las aguas que drenan rápidamente los suelos quemados, apenas penetran en el suelo y no se ven frenadas por la vegetación, por lo que presentan un elevado potencial erosivo, siendo también aguas muy turbias debido a la elevada presencia de partículas y cenizas en suspensión, lo cual afecta a la calidad de  las aguas contaminándolas. Además, la posterior sedimentación de estos materiales va colmatando los fondos de los ríos, estuarios, embalses y rías.

consecuencias de los incenios forestales 2




Efectos de los incendios forestales en el suelo

La pérdida de suelo por erosión es la más grave de todas las consecuencias de incendios forestales. «El suelo no debe quemarse nunca«. Los fuegos arden en la parte aérea de los montes, en los matorrales y los árboles, pero el suelo debe estar húmedo para quedar preservado de las llamas. Ahí es donde residen los microorganismos y las semillas que darán forma al nuevo paisaje, enriquecidos por las cenizas y sus compuestos. «Si el suelo queda arrasado, se pierde la calidad del hábitat, desaparecen la fauna y la flora y hace falta mucho más tiempo para recuperarlos«. El suelo es un bien difícilmente recuperable, de modo que la degradación de sus características iniciales (físicas, químicas y biológicas), y sobre todo la pérdida de sus partículas más finas y de los nutrientes por la erosión, hacen que tenga un proceso de regeneración extremadamente lento.

Después del incendio, la cobertura normal del suelo, que a veces supone la existencia de varios estratos de vegetación (arbóreo, arbustivo…), queda drásticamente reducida, apareciendo el suelo ligeramente cubierto por cenizas y restos calcinados que desaparecen rápidamente con el viento y las primeras lluvias.




El flujo de agua sobre el terreno incendiado llega a duplicar, como consecuencia de la pérdida de cubierta vegetal, la impermeabilidad de la superficie del suelo. Este flujo es laminar en las partes elevadas de las laderas y canalizado en las zonas más bajas, dando lugar a cárcavas de erosión.

La erosión en los terrenos incendiados aparece fundamentalmente con las primeras lluvias; pero además, no sólo existe erosión física, sino que también aparece erosión química debido a la pérdida de nutrientes y a la disminución con el tiempo de la fertilidad. Tras la combustión, la materia orgánica vegetal se puede mineralizar o pasar a enriquecer momentáneamente el suelo en forma de nutrientes. Sin embargo, una buena parte de los elementos nutritivos se pierden en la atmósfera, contaminándola, debido a la volatilización que sufren en el momento del incendio; mientras que otros nutrientes se pierden disueltos en las aguas de escorrentía.

El incremento de la fertilidad del suelo después del incendio llega a ser de 2 a 10 veces su valor inicial en los primeros momentos. Pero esta fertilidad es efímera ya que la mayor parte de los nutrientes incorporados tras el incendio se pierden en un año. Los nutrientes más solubles contenidos en las cenizas son lavados rápidamente del suelo, desapareciendo con las primeras lluvias, y esta pérdida de nutrientes es mayor cuanto más intenso sea el incendio.




Efectos en los microorganismos del suelo

Los incendios forestales también alteran la actividad bacteriana y de los hongos, responsables de procesos biológicos de suma importancia en el suelo. En el caso de las bacterias, existe una esterilización inicial, debido a los efectos de la onda de calor y la desecación del suelo. Más tarde, el incremento del pH y la fertilidad favorecen la recuperación de éstas. Respecto a los hongos, no ocurre lo mismo, ya que en general, resultan afectados negativamente, entre otras razones, debido a que se adaptan mejor a los suelos ácidos y el aumento del pH después del incendio les perjudica enormemente. Además, las micorrizas, hongos simbióticos con las raíces de diversas especies vegetales, resultan especialmente afectadas.

Consecuencias de los incendios forestales en la atmósfera

La contaminación del aire es uno de los problemas menos considerados de las consecuencias de los incendios forestales, a pesar de que éstos liberan a la atmósfera importantes cantidades de CO2, además de otros gases y partículas, lo cual favorece el efecto invernadero y el cambio climático. Otros gases liberados en grandes cantidades a la atmósfera por los incendios son los compuestos nitrogenados y diversos hidrocarburos. Los compuestos más contaminantes se liberan cuando la combustión es incompleta, cuando el frente de fuego es muy rápido o en las combustiones humeantes posteriores al incendio. Las partículas de carbón y las cenizas son otro de los problemas atmosféricos que causan los incendios y que tienen efectos diferentes según su tamaño.




Como podéis ver, son muchas las consecuencias de los incendios forestales. Es por ello que se deberían de realizar tareas de gestión y prevención para evitar estos daños, y si no queda otra alternativa, tomar las medidas de actuación necesarias tras un incendio forestal.

Fuente principal Greenpeace

[Total:1    Promedio:5/5]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Name *
Email *
Website

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.