Home » Noticias » Soluciones para la subida del nivel del mar de los holandeses
soluciones para la suida del nivel del mar Portada

Una de las consecuencias del cambio climático más notoria es el aumento del nivel de mar, el cual se está viendo acelerado con el rápido deshielo de los polos y que conlleva importantes efectos negativos para las ciudades costeras como Rotterdam. Sin embargo, el cambio climático se ha convertido en todo un negocio en los Países Bajos, tanto que delegaciones de países lejanos como Yakarta, Ciudad Ho Chi Minh, Nueva York y Nueva Orleans acuden a Rotterdam para contratar empresas de allí para proyectos de ingeniería de gestión del agua.

Esto se debe a que los holandeses son capaces de ofrecer buenas soluciones para la subida del nivel del mar, ya que para ellos, el agua ha sido un hecho central y existencial, una cuestión cotidiana de supervivencia e identidad nacional a la que ya están habituados y han integrado en su modo de vida actual; a pesar de que ningún lugar en Europa está bajo mayor amenaza que este país inundado en el borde del continente.

Soluciones para la subida del nivel del mar de Rotterdam

Gran parte de Rotterdam se encuentra bajo el nivel del mar y debido al cambio climático, se está hundiendo gradualmente y se está viendo amenazada por mareas crecientes y tormentas feroces. Para ello, su alcalde ha llevado a cabo distintas soluciones para la subida del nivel del mar en la ciudad. Éstas consisten, en esencia, en dejar entrar el agua donde sea posible, no esperar someter a la Madre Naturaleza, vivir con el agua, en lugar de luchar para vencerla. Así, partiendo de esta idea, los holandeses diseñan lagos, garajes, parques y plazas que además de ser una bendición para la vida diaria, también hacen de enormes depósitos para cuando los mares y los  se derramen y desborden.

mapa subida nivel del mar Rotterdam




Según los holandeses, se puede creer que el aumento de los mares es un engaño o se puede construir barreras en abundancia, pero al final, nada de esto proporcionará una defensa adecuada. Además, lo que es cierto para la gestión del cambio climático también se aplica al tejido social. La resiliencia ambiental y social deben ir de la mano, según creen los funcionarios, mejorando los vecindarios, repartiendo equidad y domesticando el agua durante las catástrofes. La adaptación climática, si se aborda frontalmente y de manera adecuada, debería producir un estado más fuerte y rico.

Este es el mensaje que los holandeses han estado sacando al mundo. Los consultores holandeses que asesoraron a las autoridades de Bangladesh sobre los refugios de emergencia y las rutas de evacuación que ayudaron a reducir el número de muertes sufridas en las recientes inundaciones a «cientos en lugar de a miles». Según el Sr. Ovink,»se puede decir que estamos comercializando nuestra experiencia, pero miles de personas mueren cada año debido al aumento de las aguas, y el mundo está fracasando colectivamente para enfrentar la crisis, perdiendo dinero y vidas».

Por tanto, Rotterdam presenta soluciones para la subida del nivel del mar realmente integrales, que abordan las amenazas climáticas de manera que sirvan gradualmente a la economía y las necesidades sociales. Una de ellas es Eendragtspolder, lugar en que se celebran cursos de remo en las afueras de la ciudad, en donde tuvieron lugar también los Campeonatos del Mundo de Remo.  Esta zona alberga un mosaico de 22 acres de campos y canales recuperados, un excelente ejemplo de un sitio construido como un servicio público que recolecta agua de inundación en casos de emergencia.




Está cerca del punto más bajo de los Países Bajos, a unos 20 pies por debajo del nivel del mar. Con sus senderos para bicicletas y deportes acuáticos, Eendragtspolder se ha convertido en un refugio popular. Además, también sirve como depósito para la cuenca del río Rotte cuando el Rin se desborda, lo que, debido al cambio climático, se espera que ocurra cada década. Así, Eendragtspolder es un ejemplo reembolsando la inversión de Rotterdam con espacios verdes y el curso de remo, que tiene la ventaja añadida de ayudar a una posible oferta holandesa para los Juegos Olímpicos de 2028.

Eendragtspolder

Además de esto, para concienciar a la gente del peligro de la subida del nivel del mar, en Rotterdam existe una aplicación nacional guiada por GPS, creada para que los residentes siempre sepan exactamente qué tan lejos están del nivel del mar. Y con el fin de estar preparados para cualquier situación, para usar las piscinas públicas sin restricciones, los niños holandeses deben  primero obtener diplomas que requieren nadar con sus ropas y zapatos puestos. «Es una parte básica de nuestra cultura, como andar en bicicleta», dijo Rem Koolhaas, arquitecto holandés.




Por otra parte, hay que destacar las labores de rehabilitación de barrios enteros que se han llevado a cabo en la ciudad también como soluciones para la subida del nivel del mar.

Durante los años 70, 80 y 90, Rotterdam se volvió notoriamente plagada de delitos y sucia, un lugar en el que la gente rica huía. Pero ahora, la ciudad, acostumbrada a comenzar de nuevo, se ha reinventado a sí misma como capital de la empresa y el ingenio ambiental. Ha sido pionera en la construcción de instalaciones como los garajes de estacionamiento que se convierten en depósitos de emergencia, que garantizan que la ciudad pueda evitar el desbordamiento de aguas residuales debido a las tormentas que ahora se predice que ocurrirán cada cinco o 10 años. Asimismo, también ha instalado plazas con fuentes, jardines y canchas de baloncesto en vecindarios desatendidos que pueden actuar ahora como estanques de retención. Y también ha reinventado sus puertos y extensiones de su antiguo litoral industrial como incubadoras de nuevos negocios, escuelas, viviendas y parques.

El sitio de Dakpark solía ser una estación de conmutación ferroviaria, un lúgubre lugar que lindaba con un grupo de bloques de viviendas sociales. Este era un barrio rojo, notorio por los traficantes de drogas y el crimen. Ahora es un dique que hace mucho más que limitar el agua. Tiene un centro comercial, que el vecindario necesitaba, y un parque en el techo.




Las tiendas dan al paseo marítimo y ayudan a pagar para mantener el parque, el cual se inclina desde el techo hasta las calles y bloques de viviendas, creando una colina cubierta de hierba que une el parque y el vecindario. Su éxito, no solo como una barrera, sino también como una bendición para las empresas y el área, ha convencido a los funcionarios para que consulten barrios y reserven dinero para proyectos iniciados por la comunidad. «Es un ejemplo de lo que se puede hacer si se conecta la gestión de aguas pluviales con el bienestar social y las mejoras del vecindario».

Dakpark Rotterdam

En cuanto a otras medidas medioambientales, hay que destacar una empresa emergente en un edificio industrial frente al mar reconvertido, está desarrollando drones de vela que funcionan con energía solar para recolectar basura plástica del mar.  Así como el empresario local Peter van Wingerden, está construyendo un prototipo de granjas lecheras flotantes a lo largo de la costa, ya que las granjas flotantes reducirían el tráfico de camiones y las emisiones de carbono, suministrando a la ciudad su propia leche.




Una gran puerta de inundación

Sin embargo, no cabe duda de que la que más destaca por su tamaño y trabajo detrás de todas las soluciones para la subida del nivel del mar implantadas en Rotterdam, es el Maeslantkering, una enorme compuerta construida en la desembocadura del mar, a una media hora en coche al oeste del centro de la cuidad, la cual es su primera línea de defensa en cuanto a barreras. Ésta tiene el tamaño de dos torres Eiffel tubulares derrumbadas.

En los 20 años desde su inauguración, el Maeslantkering no se ha necesitado realmente para prevenir una inundación, pero se prueba regularmente por si acaso.

Proteger el puerto es primordial. El puerto de Rotterdam sigue siendo el más importante de Europa, sirviendo cada año a decenas de miles de barcos de todo el mundo, suministrando acero a Alemania, productos petroquímicos a Sudamérica y casi todo lo demás a todas partes. El puerto sigue siendo la industria clave en esta ciudad de más de 600,000 habitantes, según funcionarios del puerto, los cuales dicen que el puerto representa el 17 por ciento de la huella de carbono de todo el país. La autoridad reconoce que la forma en que el puerto transite hacia una economía más ecológica es el mayor desafío al que se enfrentan, junto con el cambio climático. En cualquier caso, el transporte seguro de todas esas materias primas, sin mencionar la responsabilidad de mantener secos los pies de las personas en la ciudad, ahora y en el futuro, depende de la Maeslantkering.




La idea subyacente, discutida por primera vez hace décadas, no tenía precedentes: una puerta monumental con dos brazos, que descansaban a cada lado del canal, con cada brazo tan alto y dos veces más pesado que la Torre Eiffel. Fue un asombroso trabajo de ingeniería. Wim Quist, su arquitecto, ideó un objeto de belleza incomparable, una de las maravillas menos conocidas de la Europa moderna.

puerta Maeslantkering

El Sr. van Waveren describió cómo funciona. “Cuando se cierra la puerta, los brazos flotan en el canal, se juntan y se cierran, los tubos se llenan de agua y se hunden en un lecho de hormigón, formando una pared de acero impenetrable contra el Mar del Norte. El proceso toma dos horas y media. La presión del mar se transfiere de la pared a las juntas esféricas más grandes del mundo, incrustadas en los bancos a ambos lados del río”.




Los ordenadores, que utilizan un sistema electrónico cerrado para evitar el ataque cibernético, monitorean los niveles del mar por hora y pueden cerrar la puerta automáticamente o abrirla. Si la red falla, hay una red de respaldo y, como último recurso, un generador, porque aún más peligroso que no se cierre la puerta es que ésta no se reabra. En ese caso, el agua que fluye desde los ríos Rin y Meuse no podría fluir hacia el mar y podría abrumar a Rotterdam aún más rápidamente de lo que lo haría el Mar del Norte, donde escapar sería imposible.

El Maeslantkering fue claramente construido teniendo en cuenta los escenarios de modelos de cambio climático con niveles del mar que van más allá de los pronósticos actuales. Aun así, los funcionarios portuarios de Rotterdam tienen planes en marcha para agregar otros dos pies a la altura de la puerta.

La idea de protección contra el cambio climático de Rotterdam

Todo el proyecto sobre las soluciones para la subida del nivel del mar se encuentra entre los doce de un programa nacional llamado Room for the River, que derrocó estrategias de siglos de apoderarse del territorio de los ríos y canales para construir presas y diques.




El pensamiento holandés cambió después de que las inundaciones obligaran a evacuar a cientos de miles de personas durante la década de 1990. Las inundaciones «fueron una llamada de atención para devolver a los ríos parte del espacio que habíamos tomado», explicó Harold van Waveren, un importante asesor del gobierno. «No podemos seguir construyendo diques más altos, porque terminaremos viviendo detrás de muros de 10 metros», continuó. «Necesitamos darles a los ríos más lugares para que fluyan. La protección contra el cambio climático es tan fuerte como el eslabón más débil de la cadena, y la cadena en nuestro caso incluye no solo las grandes puertas y presas en el mar, sino toda una filosofía de planificación espacial, gestión de crisis, educación infantil, aplicaciones en línea y espacios públicos.»

soluciones para la subida del nivel del mar Rotterdam

Mucho antes de que los negadores del cambio climático comenzaran a hacer campaña en contra de la ciencia en los Estados Unidos, los ingenieros holandeses se preparaban para las tormentas apocalípticas una vez cada 10.000 años. Cabe indicar que Rotterdam se encuentra en la parte más vulnerable de los Países Bajos, tanto económica como geográficamente. “Si entra el agua, desde los ríos o el mar, podemos evacuar quizás 15 de cada 100 personas. Entonces la evacuación no es una opción. Solo podemos escapar a edificios altos. No tenemos opción. Debemos aprender a vivir con agua».




Cuando se le preguntó sobre las amenazas climáticas, el alcalde de la ciudad habla sobre la creación de una ciudad menos dividida, más atractiva y más saludable, más capaz de enfrentar las tensiones que el cambio climático impone a la sociedad. Para los holandeses, lo verdaderamente incomprensible, agregó, es Nueva York después del huracán Sandy, donde se ha hecho muy poco para prepararse para el próximo desastre. La gente en los Países Bajos cree que los lugares con la mayoría de las personas y los que más pueden perder económicamente deberían obtener la mayor protección.

El Sr. Molenaar, jefe de clima de Rotterdam, resumió la visión holandesa: «Hemos logrado colocar la adaptación al cambio climático en la agenda pública sin sufrir un desastre en muchos años porque hemos demostrado los beneficios de mejorar el espacio público: la economía añadida valor de invertir en resiliencia. Además, «está en nuestros genes. Los administradores del agua fueron los primeros gobernantes de la tierra. Diseñar la ciudad para tratar el agua fue la primera tarea de supervivencia aquí y sigue siendo nuestro trabajo definitorio. Es un proceso, un movimiento.”

Fuente: The New York Times

[Total: 0   Promedio: 0/5]
Soluciones para la subida del nivel del mar de Rotterdam
Nombre del artículo
Soluciones para la subida del nivel del mar de Rotterdam
Descripción
En Rotterdam tienen soluciones para la subida del nivel del mar, ya que para ellos el agua es una forma de vida y el cambio climático un negocio.
Autor
Web
Greenteach
Logo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Name *
Email *
Website

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.