Home » Noticias » Una proteína BiP descubierta por un equipo gallego hace adelgazar sin dejar de comer
proteína BiP Portada

Actualizado el lunes, 27 agosto, 2018

Esta proteína BiP en el hipotálamo logra disminuir el peso en ratas obesas sin que éstas dejen de comer

Seguramente conozcáis a gente que coma mucho y que sin embargo no engorde, aunque no pise el gimnasio. Su secreto para mantener su cuerpo, además de la genética, se debe a la presencia en mayor cantidad de una proteína BiP en su hipotálamo, que hace que tenga unos mayores niveles de grasa parda activos en su organismo. Esta grasa, a diferencia de la blanca que se acumula en el tejido adiposo, quema los lípidos y los transforma en calor, siendo la misma que permite que los bebés mantengan una temperatura corporal idónea.

Esto es lo que ha sido descubierto por un equipo de investigación gallego, donde la investigadora Cristina Contreras está a la cabeza del trabajo, el cual se ha publicado en la revista “Diabetes”. Ahí se demuestra que aumentando la presencia de la chaperona GRP78 o proteína BiP en el hipotálamo de ratas obesas se consigue transformar la grasa blanca en parda, proceso conocido como “browning”, dando lugar a una disminución del peso de los animales.

La grasa blanca se acumula en el tejido adiposo como si fueran depósitos de energía, mientras que la parda actúa como una estufa quemándose y produciendo calor para mantener la temperatura corporal. En un organismo obeso, lo que sucede es que disminuye el gasto calórico, por lo que no se quema grasa pero se sigue acumulando la grasa blanca y se incrementa la masa corporal. Como explica la doctora Contreras, “la inactivación del tejido adiposo pardo durante la obesidad dificulta la quema de grasas y la disipación de calor, por lo que al conseguir cambiar la grasa mala (la blanca) por la buena, estaremos en disposición de revertir la obesidad”.

El hipotálamo es el área cerebral que regula el estado energético del organismo. Por tanto, cuando una persona presenta sobrepeso, se producen alteraciones en esta zona, siendo una de ellas el estrés del retículo endoplasmático, que provoca que las proteínas se acumulen mal plegadas y se desactive el funcionamiento de la grasa parda. Al añadir más proteína BiP en el hipotálamo, se reduce éste tipo de estrés y la grasa blanca se transforma en parda, logrando finalmente adelgazar.

Los animales estudiados consiguen adelgazar sin dejar de comer, a la vez que mejoran su estatus metabólico y disminuyen la diabetes tipo II asociada al sobrepeso. Según Contreras, “en realidad el efecto es doble, ya que por un lado conseguimos activar la grasa parda y, por otro, que la blanca disminuya y se transforme en parda”.

proteína BiP

Este hallazgo permitirá identificar nuevas dianas terapéuticas para el tratamiento de la obesidad y el síndrome metabólico, sin embargo, a los investigadores aún les queda mucho trabajo por delante, ya que el proyecto está en una fase en la que se están probando nuevas vías de administración de la proteína, ya que hay que superar un gran obstáculo: la barrera hematoencefálica, y si esto tiene éxito, quedará lo más difícil, las pruebas en humanos.

Fuentes: La Voz de Galicia y USC 

 

[Total: 0   Promedio: 0/5]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Name *
Email *
Website

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.