Home » Noticias » El oleoducto en el Mar de Salish amenaza las últimas 75 orcas residentes y otros animales
oleoducto en el Mar de Salish portada

El Mar de Salish se extiende desde las aguas costeras de la Columbia Británica hasta la parte noroeste del estado de Washington. Es uno de los mares interiores más diversos biológicamente del mundo, siendo hogar de animales emblemáticos endémicos, como sus 200 especies de aves y su pequeña población de orcas. Pero ahora están planeando construir un gran oleoducto en el Mar de Salish  de 1150 kilómetros que amenaza seriamente la población de 75 orcas, las cuales podrían extinguirse por completo.

Si el oleoducto Trans Mountain entrara en funcionamiento, aumentaría 7 veces el tráfico de buques cisterna que trasladan enormes tanques de petróleo en la costa del océano Pacífico, lo cual tendría un gran riesgo de filtraciones y posibles derrames. Esto desataría los mismos impactos ambientales que 2.7 millones de automóviles cada año y amenazaría más de 1300 cauces de agua.

En el caso de la población de 75 orcas del Mar de Salish, su situación empeoraría, ya que el fuerte ruido de los buques tanque perjudicaría su capacidad de cazar y de comunicación, y el tráfico de dichos buques podría también interrumpir los patrones de alimentación de las orcas, impulsando a la especie a la extinción.

orcas del Mar de Salish

El proyecto del oleoducto en el Mar de Salish Trans Mountain Expansion Project, transportaría arenas bituminosas, un tipo de alquitrán muy contaminante, desde el interior de Canadá hasta el Pacifico. Si ocurriera un accidente, las consecuencias serían terribles, y no solo para las orcas y otros animales, sino que también para los 17 millones de personas que dependen directamente de esa agua potable. Además, el oleoducto atravesaría sin consentimiento, tierras que son reservas de pueblos indígenas, afectando a su modo de vida.

Asimismo, cabe indicar que la empresa Energy Transfer Partners, sus filiales y otras empresas, informaron sobre 527 incidentes con tuberías peligrosas de líquidos a los EE.UU. entre 2002 y 2017, lo que quiere decir que sus oleoductos filtraron cada 11 días en promedio.

Las 6 principales especies amenazadas por el oleoducto en el Mar de Salish

Además de la mencionada población de orcas, hay más especies animales características y únicas que se verán seriamente amenazadas y en peligro debido a la construcción del oleoducto en el Mar de Salish. A continuación os contamos cuáles son las 6 más relevantes.

1.- El pulpo más grande del planeta

El pulpo gigante del Pacífico, con sus tres corazones y sangre azul, vive en el fondo del lecho oceánico. Con tentáculos que pueden abarcar 8 metros de ancho, puede moverse muy rápido, pero la mayor parte del tiempo se arrastra lentamente a lo largo del lecho oceánico, con sus largos tentáculos que succionan cangrejos y vieiras para comer.

2.-Orcas

Solo quedan 75 orcas residentes en este mar. La población ha disminuido, en parte, por el aumento de los niveles de ruido del creciente número de buques. La extensión de Trans Mountain dará lugar a un aumento de siete veces en el tráfico de buques cisterna, aumentando aún más los niveles de ruido y arriesgando un derrame de petróleo, lo que podría empujar a esta especie en peligro de extinción a la extinción total.

orca Mar de Salish

3.- Leones marinos de Steller

Son los más grandes de todos los lobos marinos y viven en el norte del Océano Pacífico alimentándose de calamares y peces, pero su número ha disminuido drásticamente en las últimas décadas y están listados como casi amenazados por la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza.

Leones marinos de Steller

4.- Nutrias marinas

Son inteligentes además de ser muy fotogénicas, ya que a menudo se agarran de las patas mientras duermen la siesta para evitar separarse mientras duermen, y son los únicos mamíferos marinos que desalojan rocas y cantos rodados en el fondo del océano en busca de alimento, Viven en las costas del norte del Océano Pacífico, incluido el Mar de Salish. Las nutrias marinas fueron cazadas casi hasta la extinción pero algunas poblaciones se han recuperado. Los derrames de petróleo, representan ahora una de las mayores amenazas para su supervivencia.

nutrias marinas

5.- Las ballenas grises

Nadan distancias increíbles: su migración anual se extiende a más de 12,000 millas desde su casa de verano en aguas de Alaska en la costa oeste de América del Norte, donde a menudo se pueden ver varias de estas ballenas, hasta México.

6.- Tortugas baulas

Son las tortugas más grandes con vida, crecen hasta 7 pies de largo. Migran a través del Océano Pacífico hacia Asia, por lo que tienen la ruta migratoria más larga de cualquier tortuga, nadando hasta 3700 millas. Y se sumergen más profundo que cualquier otra tortuga, permaneciendo abajo durante casi 90 minutos.

tortuga baula

Protestas contra la financiación de los bancos para la construcción del oleoducto en el Mar de Salish

Miles de personas en todo el mundo ya se han unido a la petición para que 12 bancos internacionales se desvinculen de este peligroso proyecto petrolífero.

El BBVA es uno de esos bancos, a pesar de haber firmado recientemente una política de sostenibilidad que le impide financiar al sector petrolero vinculado a estos oleoductos. Pero parece que el banco desoye sus propias normas, por eso se llevan a cabo protestas al BBVA para recordarle que el planeta no necesita más petróleo.

Hace poco, activistas de Greenpeace colocaron en la puerta de su sede una gran tubería que simula uno de esos oleoductos, junto a pancartas con los mensajes “BBVA destruye el planeta” y “No más dinero para oleoductos peligrosos”.

Barclays – UK; JP Morgan Chase – US; Toronto Dominion – Canada; Royal Bank of Canada – Canada; Citibank – US; Credit Suisse – Switzerland; Deutsche Bank – Germany; Bank of Tokyo Mitsubishi – Japan; Crédit Agricole – France; Wells Fargo – US; BBVA – US, Spain; y Mizuho – Japan, son los principales bancos financiadores  de los proyectos petroleros. Es por eso que desde Greenpeace les piden que se comprometan a no brindar apoyo financiero a Energy Transfer Partners (ETP), o cualquier entidad que participe o sea propietaria total del Oleoducto de Expansión Trans Mountain (TMEP).

oleoducto en el Mar de Salish

Además, por su parte, muchas comunidades indígenas locales también se oponen a los planes para construir nuevos oleoductos sin permiso a través de sus territorios. Si ignoran la oposición de las comunidades indígenas afectadas, los oleoductos violan los derechos consagrados en la Declaración de las Naciones Unidas sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas.

Cabe señalar que el movimiento encabezado por indígenas en “Standing Rock” contra el oleoducto Dakota Access galvanizó aún más la resistencia y ayudó a hacer crecer un movimiento global contra las compañías de oleoductos. Ahora, las comunidades están exigiendo que bancos  mundiales pongan fin a su apoyo financiero a proyectos de oleoductos perjudiciales para el planeta. Recientemente, en Canadá, hasta 10.000 personas se unieron a una marcha encabezada por indígenas contra el oleoducto en el Mar de Salish; y después de esta protesta, más de 200 fueron arrestados en resistencia pacífica durante un período de ocho días.

En Greenpeace se oponen a todos los nuevos oeloductos para el transporte de combustibles fósiles, debido a los riesgos que representan para las comunidades y el medio ambiente. Construir nuevos oleoductos para transportar cantidades masivas de petróleo (incluyendo arenas bituminosas) y gas, nos encerrará en mayores emisiones de carbono y socavará los esfuerzos para luchar contra el cambio climático, mientras amenaza la tierra, el agua y los derechos de las comunidades en su camino.

Los activistas reclaman una transición justa a soluciones de energía renovable y no más oleoductos de combustibles fósiles en nuestras comunidades. “Nos estamos uniendo para exigir a los bancos que se comprometan a no brindar apoyo financiero para los oleoductos de arenas bituminosas y a la empresa Energy Transfer Partners. Estos ductos ponen en riesgo la tierra, el agua y los derechos, y contribuyen al cambio climático.  Además, las compañías de oleoductos deben dejar de violar la soberanía indígena y canalizar los oleoductos a través de tierras indígenas sin el consentimiento de los Pueblos Indígenas” señalan.

Fuentes: Greenpeace México y Greenpeace Chile

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Name *
Email *
Website

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.