Home » Noticias » Agricultura y huertos urbanos. Tipos de huertos. Cómo hacer un huerto urbano en casa
huertos urbanos portada

Actualizado el lunes, 10 agosto, 2020

En la actualidad, más del 60% de la población mundial vive en ciudades. Esto conlleva una explotación excesiva de los recursos naturales, además de un incremento de la contaminación atmosférica y del agua, mayor contaminación de suelos, erosión, deforestación y fragmentación de hábitats naturales al aumentar el área de terreno construido o edificado, sin olvidar la generación alarmante de residuos sólidos peligrosos. Además, el vivir en las ciudades con ruido y estrés, nos apartan del contacto con la naturaleza y del trabajo con la tierra. Esto nos da a entender la necesidad de buscar alternativas para crear ciudades sostenibles, como pueden ser los agroedificios y la apuesta por la agricultura urbana. Así pues, en este artículo nos centraremos en los huertos urbanos, qué son, qué tipos hay y qué tienes que saber para cómo hacer un huerto urbano en casa paso a paso tú mismo; ya que también hay que tener en cuenta que la alimentación es un factor limitante de cara al aumento de la población mundial que se concentra en las ciudades debido a su mala distribución, por lo que si podemos cultivar nuestros propios alimentos en nuestro hogar o en las cercanías de éste, mejor que mejor.

Agricultura urbana

La agricultura urbana consiste en la práctica de la agricultura ecológica dentro del área urbana o de la ciudad, la cual puede ser una agricultura en casa o en espacios establecidos para ello en suelo urbano. También se denomina agricultura periurbana a aquella llevada a cabo en el entorno inmediato de las ciudades, a menudo en terrenos previstos para el crecimiento de la propia ciudad o la dotación de equipamientos o infraestructuras. Y más en concreto, la horticultura urbana y/o periurbana, consiste en la producción de hortalizas, cereales, flores, plantas ornamentales, plantas aromáticas y hongos, tanto para consumo humano como para fines ornamentales en zonas urbanas.

La agricultura urbana suele desarrollarse en los techos de las construcciones, en las paredes de las casas, y en los balcones y terrazas de los edificios. Asimismo, también se puede cultivar en espacios públicos como puentes y calles.

La agricultura urbana nos aporta beneficios como la obtención de alimentos frescos y en su punto, evitando su transporte y la adición de sustancias químicas, lo cual también supone el ahorro de energía y contaminación de dicho transporte. Otras ventajas son la creación de puestos de trabajo cuando los pequeños productores pueden comercializar su producción, la posibilidad de reciclar ciertos residuos, el enverdecimiento de la ciudad (con el aumento del O2 y el descenso del CO2), favorecer el trabajo en equipo entre vecinos o familiares, se mejora la calidad del suelo, permite aprovechar mejor el agua de lluvia, mejora el acceso económico de las personas pobres de las ciudades a los alimentos, y aumenta nuestro respeto por la naturaleza.

Sin embargo, hay que tener en cuenta que la agricultura urbana puede originar problemas y conflictos sociales en el caso de la utilización de terrenos privados abandonados para la ubicación de «huertos familiares» clandestinos. Estas actuaciones incontroladas, pueden también plantear problemas derivados de la falta de calidad de las aguas utilizadas para el riego, a menudo aguas residuales. Asimismo, la agricultura en casa, también puede verse perjudicada por la contaminación ambiental que suele afectar a las grandes ciudades, así como también puede atraer plagas de insectos u otros organismos que debemos controlar.

huertos urbanos

Conforme crecen las ciudades, se pierden valiosas tierras agrícolas a causa de la construcción, la industria y la infraestructura, y la producción de alimentos frescos se aleja más hacia las zonas rurales. El costo del transporte, el embalaje y la refrigeración, las malas condiciones de las carreteras rurales y las fuertes pérdidas durante el tránsito, se suman a la escasez y al coste de la fruta y las hortalizas en los mercados urbanos. Así pues, según los encargados de elaborar las políticas y los responsables de la planificación urbana, que las ciudades sean más verdes, podría ser la clave para asegurar la provisión de alimentos inocuos, nutritivos, medios de subsistencia sostenibles y comunidades más sanas.

Además, en una sociedad en la que prima lo artificial, los alimentos se encuentran también dentro de un proceso antinatural en el que se modifican sus propiedades para presentarse perfectos en las tiendas, pero, en realidad, no buscamos la perfección, sino comer más sano. Una solución a todo esto, es la horticultura urbana y periurbana, indica la FAO. Asimismo, la FAO también ha aportado herramientas, semillas y capacitación, a fin de establecer cientos de huertos escolares, un medio comprobado de promover la nutrición de los niños, en más de 30 países, así como algunas escuelas ya incorporan la agricultura a su plan de estudios.

No obstante, aunque esté en auge, esto de la agricultura y los huertos urbanos no es nada nuevo. Desde el inicio del siglo XX ha crecido el interés por promover, crear y fomentar la agricultura urbana en las ciudades. Ya en los años 20 del pasado siglo, aparecieron iniciativas de huertos educativos en distintos colegios estadounidenses. Y desde los años 70 hasta la actualidad, se han desarrollado programas de huertos comunitarios a nivel mundial, promovidos por movimientos sociales urbanos y administraciones locales con diversos fines.

Se estima que el 15% de los alimentos del mundo son producidos en ciudades. Sin embargo, estas cifras varían notablemente por países. En nuestro país (España), el crecimiento de este fenómeno es exponencial. Así lo demuestran los datos del Grupo de Estudios y Alternativas de la Universidad Politécnica de Madrid: según su trabajo, de 9 zonas de huertos en el año 2000, se pasó a 508 en 2015, pero actualmente hay más de 20000.

Además, cabe indicar que mientras que en distintas regiones la agricultura urbana está fuertemente apoyada por las autoridades, en otras es un movimiento que surge apoyado por las comunidades locales. Asimismo, la mayoría de las ciudades y municipios, han elaborado ordenanzas reguladoras o normativas de funcionamiento de estos espacios.

agricultura urbana

Tipos de huertos urbanos

Un huerto urbano es un terreno o espacio de reducidas dimensiones destinado al cultivo intensivo de hortalizas u otros vegetales para el autoconsumo, consumo familiar o vecinal. Hablamos de huerto urbano ecológico o huerto sostenible, si se cultiva de forma sostenible (mediante agricultura ecológica), hortalizas y plantas aromáticas que utilizaremos como alimento posteriormente. La tierra usada para los huertos urbanos puede ser privada, pública o residencial, en lugares como balcones, paredes, techos, etc., dando lugar así a un huerto en escalera o huertos urbanos en terrazas, por ejemplo. Estos huertos urbanos, se cultivan sobre recipientes o mesas de cultivo especialmente diseñadas para ello con sustratos adecuados, e incluso también se puede emplear la técnica de cultivo hidropónico.

En cuanto a su origen más remoto, se cree que los huertos urbanos aparecieron en la revolución neolítica, cuando en las labores de siembra se esparcían semillas alrededor de la cueva o lugar de residencia, como medida de seguridad y como granero para épocas de escasez. Sin embargo, los huertos urbanos más similares a como los conocemos, empezaron ya a ser populares en la segunda guerra mundial, siendo utilizados en Estados Unidos para producir el 40% de los alimentos. Hoy en día, los huertos urbanos domésticos se basan en el huerto tradicional europeo a pequeña escala y se han convertido en una alternativa sostenible para la producción de verduras frescas, y en un hobby apasionante y educativo para los más pequeños. Además, el cultivar nuestros propios alimentos sabiendo qué y cómo consumimos, es algo que hoy día es valorado de sobremanera.

Hay ciudades de todo el mundo que se han volcado para desarrollar huertos en su municipio, como es el caso de la ciudad suiza de Les Avanchets, donde cada vecino tiene su propio huerto para cultivar sus propios alimentos. Otro ejemplo es el de Ron Finley, con su proyecto conocido como “L.A. Green Grounds”. Su objetivo es cultivar en espacios públicos y abandonados de los barrios más pobres de Los Ángeles, para llenar de comida orgánica dichos espacios y ofrecer alternativas saludables a los más desfavorecidos. En la localidad de Andernach, en Alemania, se han decidido por sustituir sus zonas verdes ajardinadas por huertos para los vecinos, cuyos frutos pueden llevarse gratuitamente. Asimismo, en Tokio han transformado las azoteas de las estaciones de tren en huertos urbanos para sus vecinos; mientras que en Londres han transformado refugios subterráneos de la 2ª Guerra Mundial en huertos urbanos para los restaurantes de la ciudad.

huerto urbano en Chicago

Tal y como señalábamos para la agricultura urbana, los huertos urbanos nos ofrecen ventajas y beneficios como fomentar hábitos alimenticios más saludables, satisfacción por consumir nuestros propios alimentos, nos hacen entender y valorar más la naturaleza y el Medio Ambiente, mejora nuestras habilidades cognitivas, aprendiendo a ser más organizados, observadores y pacientes; ahorramos dinero en el consumo de este tipo de alimentos, se aumentan las zonas verdes en las ciudades, se reduce nuestra huella de carbono al ser productores locales, se evita el uso de agroquímicos, se aprovecha más el agua de lluvia y la luz solar, podemos consumir las hortalizas recién cosechadas en su punto óptimo de maduración, cuando más vitaminas y nutrientes tienen; las plantas también reducen el nivel de ruido y ayudan a contrarrestar la contaminación atmosférica, los huertos urbanos vecinales favorecen el compañerismo y el trabajo en equipo y además, pueden ser incluso más productivos que un campo de mayor extensión, ya que en un solo metro cuadrado con un sustrato y las condiciones adecuadas, se pueden llegar a producir hasta 20Kg de comida al año.

Sin embargo, por otro lado, debemos tener cuidado con los aspectos negativos de tener un huerto urbano con cultivos en casa. El mayor problema es la contaminación que hay en las ciudades, la cual se puede trasladar a nuestras plantas, ya que muchas hortalizas tienen la capacidad de acumular metales pesados; el gasto de agua puede ser elevado si cultivamos hortalizas, ya que son plantas de regadío que requieren un continuo aporte de agua; la inversión inicial en recipientes, utensilios, sustrato, semillas, etc., puede ser notable, sobre todo si pretendemos cubrir toda una terraza o patio de cultivos; las plantas de nuestro cultivo pueden atraer insectos peligrosos para nosotros como avispas y mosquitos, así como otros organismos que causan plagas y enfermedades, por lo deberemos de tener mucho cuidado y en caso necesario, utilizar algún producto orgánico y ecológico contra ellos.

huerto urbano madrid

Por otra parte, en cuanto a los tipos de huertos urbanos, según los colectivos que los gestionan, éstos pueden ser un huerto urbano sostenible con fines económicos, huertos familiares, huertos vecinales o comunales, huertos escolares, o huertos urbanos domésticos o caseros, que tiene uno mismo como hobby. Los primeros, suelen estar gestionados por agricultores locales que cultivan frutas y hortalizas de estación y en donde el tiempo transcurrido entre la recolección y la puesta en la tienda es muy corto, de apenas unas horas, obteniendo productos muy valorados por los consumidores. Los huertos familiares, tienen un origen bastante antiguo con la idea de reutilizar semillas y desechos orgánicos, son aquellos que son trabajados por los miembros de una familia en su casa o alrededores de ésta. Por su parte, los huertos urbanos vecinales o comunales, son aquellos que ha puesto el ayuntamiento al servicio de la comunidad en un espacio de suelo urbano concreto, para que los vecinos de un barrio dispongan de un huerto particular, así como aquellos localizados en una terraza o patio común de una comunidad de vecinos de un edificio, de modo que todos pueden disponer de un espacio para cultivar. ¿Qué es un huerto escolar? Pues es aquel con un fin educativo habilitado en un colegio para que los niños se familiaricen y conciencien sobre la naturaleza. Y finalmente, el huerto urbano doméstico, sería aquel que establece uno mismo en su hogar, ya sea en una terraza, patio, balcón, pared, etc., con el único fin que el entretenimiento placentero y el autoconsumo. Un buen ejemplo de este último, serían los pequeños huertos verticales de aromáticas y condimentos que se pueden tener en el balcón o cerca de la cocina.

Y según su forma y ubicación, los huertos urbanos pueden ser: huerto urbano en el jardín, huerto urbano en terraza, huerto en escalera, huerto urbano en el balcón o huerto vertical. Dada la gran popularidad de este último tipo, a continuación, os hablamos un poco más en detalle de los huertos verticales.

tipos de huertos urbanos

Huertos verticales

Antes de nada, ¿qué es un huerto vertical? Los huertos urbanos verticales son estructuras que, o bien colocadas en el suelo o enganchadas en la pared, sirven para plantar cultivos a lo largo de toda la superficie vertical. Su uso se conoce desde los jardines colgantes de Babilonia, hace 2500 años. Los huertos verticales adoptan las prácticas de la agricultura urbana ecológica y la combinan con una intención estética y que ahorra espacio.

Como se trata de una combinación ornamental y de producción, por lo general en el huerto vertical se cultivan hortalizas, aromáticas e incluso florales, siguiendo un patrón de diseño que realce la belleza del jardín vertical y evite una sensación invasiva sobre el pequeño espacio.

Este tipo de huerto, requiere de un gran control del sustrato, no se utilizará tierra porque ésta es demasiado pesada y compacta. La turba junto con perlita o incluso el compost o el humus de lombriz, son la mejor alternativa.

Las mejores plantas para un huerto vertical son las que tienen un crecimiento aéreo denso y raíces cortas. En general, los recipientes, al tener una profundidad limitada, no son óptimos para tubérculos y plantas con bulbo, aunque todo dependerá del diseño, ya que éstas podrían ubicarse en una base más ancha y profunda que sirve a la vez de soporte a la estructura del huerto vertical.

Con respecto a su cuidado, un huerto vertical puede necesitar un mantenimiento rutinario más estricto que una instalación más tradicional. Hará falta revisar que no se produzcan bloqueos en los desagües de las macetas, lo cual puede evitarse con unas piedras pequeñas en la base de éstas; ver que los materiales de la estructura mantengan sus condiciones y, en caso de riego por goteo, que el suministro de agua se encuentre en buen estado y funcionamiento. Asimismo, el riego con regadera se debe realizar lentamente, comenzando por las plantas que están la parte superior, para que, de escurrir, no se acumule agua en exceso en los recipientes inferiores.

huerto vertical GrowMore

Y en cuanto a su diseño y estructura, esta es muy variable, habiendo cientos de ideas para ellos, que priman la adaptación al espacio y la reutilización de elementos. Así pues, podemos tener huertos verticales anclados a una pared, con estantes móviles o modulares, huertos verticales en escalera o colgantes desde el techo. Y en lo referente a materiales, éstos también son muy diversos, empezando por estructuras hechas a medida con acero, mallas metálicas y madera, hasta la reutilización de elementos que de otra forma se desecharían, como huertos urbanos con palets, botellas y bolsas de plástico o de tela; de modo que podrás ser todo lo creativo que quieras para adaptar tu huerto a tu espacio. No obstante, los jardines verticales de fieltro son los más profesionales. Se adaptan a casi cualquier superficie y son muy duraderos. Están hechos de un fieltro específico que impide el desarrollo de bacterias y hongos.

A continuación, os dejamos algunas ideas de huertos urbanos verticales:

  • GrowMore, el huerto urbano modular tipo Lego: GrowMore es un diseño modular de jardinería urbana que se expande a medida que sus plantas crecen. El sistema modular y de código abierto, está hecho completamente de madera contrachapada fresada con CNC. Este versátil huerto urbano, puede ser atornillado y desatornillado en una gran variedad de configuraciones, lo que le permite mantener huertos y jardines personalizados. Es como un sistema Lego. Las piezas se pueden girar vertical y horizontalmente, por lo que es totalmente flexible. Puedes hacer estilo libre y construir lo que quieras.
  • Flowering City, para transformar cualquier tejado en un techo verde: para usar este sistema de huerto urbano, solo hace falta una placa colocada sobre el tejado o la zona en la que decidas ubicarlo y unas piezas en forma de embudo que se montan sobre los azulejos, para cultivar cada planta. El sistema aprovecha el agua de lluvia para regar.
  • Árbol de Cebollas: se trata de una alternativa a un huerto para aquellos que no tengan mucho espacio. Para su creación solo se necesita una botella de agua, tierra, agua, brotes de cebolla y un poco de atención.

arbol de cebollas

  • Huerto vertical hidropónico para 168 plantas: es perfecto sobre todo para plantas pequeñas como fresas, rábanos o lechugas. Este sistema cuenta con doce tuberías con agujeros para cada planta que quieras cultivar. Además, incorpora un sistema para repartir el agua, de forma que el riego sea igual en la parte superior que en la inferior, con lo que se evita el exceso de humedad en cualquiera de los escalones.
  • Un barril para cultivar 45Kg de patatas: con algo tan sencillo como un barril o un recipiente similar, por ejemplo, un cubo de basura bien limpio, podrás tener una cosecha de patatas. Dicho contenedor tiene que tener al menos un metro de alto y hay que hacerle unos orificios en la parte inferior, para garantizar el drenaje. Después, se le introduce el sustrato y se colocan sobre él las patatas de siembra y se cubren con otra capa de tierra. Se repite este proceso conforme los tallos van creciendo, para cubrirlos hasta la mitad. Y finalmente, alrededor de dos meses y medio después, tu cosecha de patatas debería estar lista para recolección.
  • Cultivar fresas en torres de depósitos: una alternativa sencilla y barata para hacerte con tu propio huerto vertical casero, son los maceteros apilados en forma de torre para el cultivo de fresas, lo cual supone un buen ahorro de espacio. Para montar este huerto sostenible casero, haz doce agujeros en cada uno de los maceteros e introduce en cada uno de ellos la parte inferior de una botella de plástico, también agujereada. Añade la tierra y las plantas de fresa. Después, coloca piedras sobre la maceta para que la tierra se mantenga cuando riegues y dé forma a la torre.

huerto vertical de fresas en torre

  • Huerto vertical con botellas de plástico: con algo tan simple como botellas de plástico de dos litros, un poco de cuerda resistente y un par de arandelas por botella, tendrás todos los instrumentos para crear un huerto colgante con el que, además de cultivar tus alimentos, estarás apostando por la reutilización de residuos plásticos. Recuerda darles a las botellas una mano de pintura de buena cobertura por fuera, en lo posible oscura, ya que esto contribuye a que la maceta tenga mejor resistencia a los cambios de temperatura que afectarán la temperatura del sustrato, conservar la humedad y resistir el calor o el frío.
  • Jardín colgante de madera y cuerda: resulta ideal para convertir la pared de una terraza o habitación con buena iluminación en un huerto vertical urbano doméstico. Solo tendrás que agujerear las baldas, atarlas y colgarlas de modo que queden bien sujetas a la pared.
  • Huerto vertical hidropónico impreso en 3D: se trata de huerto hidropónico vertical hecho con materiales reciclados y biodegradables y piezas impresas en 3D. Cabe indicar que también requiere de una bomba de aire.
  • Huertos verticales colgantes de plástico o tubos de PVC: basados en el mismo diseño de los de madera con cuerdas, usando plástico o tubos de PVC en vez de la madera. Además de cortar y empalmar el plástico como mejor te convenga, tendrás que perforar la cara superior en la que plantarás tus verduras y sostener bien la estructura a la pared. No olvides realizar varias perforaciones en la parte inferior del tubo, para que drene de la forma adecuada.

huerto en pared con tubos PVC

  • Towergarden, una torre de jardín vertical: Towergarden resulta apropiado para cualquier espacio disponible en tu casa, desde la cocina hasta la terraza, el salón… Con solo una de estas torres estándar, podrás cultivar hasta veinte plantas mediante acuaponía. Además, dos de estas torres ocuparán poco más de medio metro cuadrado, por lo que son un sistema muy atractivo para apartamentos o pisos pequeños.
  • Huerto vertical aeropónico: la aeroponía es uno de los métodos de cultivo más rápidos, para el que tendrás que conseguir que las raíces de cada una de las plantas queden en un espacio totalmente cerrado. Además, tendrás que aportar a las raíces todos los nutrientes que necesitan a través de aspersores o aparatos de similar naturaleza.
  • Huerto en escaleras con garrafas de plástico: para este tipo de huerto urbano vertical solo necesitarás un poco de espacio, un soporte montado en escalera y las garrafas de plástico que tendrás que perforar por su cara vertical.
  • Huerto vertical de torre de madera con 4 caras y ruedas: se trata de una solución que encaja perfectamente en viviendas de pequeñas dimensiones. La torre tiene cuatro caras y hasta siete niveles distintos sobre los que se pueden cultivar todo tipo de productos, desde lechugas, hasta rábanos, acelgas o plantas aromáticas. Además, está provista de ruedas, con lo que no solo puedes trasladarla a tu antojo, sino que puedes asegurarte de que las plantas cultivadas en todas las caras reciben la luz que necesitan para crecer.

huerto vertical urbano de madera

Cómo hacer un huerto urbano en casa paso a paso

Por último, os explicamos cómo tener un huerto autoconsumo pequeño o cómo hacer un huerto ecológico en casa paso a paso. Cabe indicar que la estructura o soporte de lo que va a ser nuestro huerto urbano, la podremos comprar ya lista, como un huerto urbano bauhaus, huerto urbano bricodepot, o incluso un huerto urbano barato, como el huerto urbano Ikea en forma de esfera o los huertos urbanos amazon, nos podrán servir; sin embargo, si queremos ahorrar y ser más ecológicos, lo mejor es hacer nosotros mismos nuestro huerto urbano adaptado a nuestro espacio y necesidades. Además, esto nos aportará una mayor satisfacción y entretenimiento.

Huerto urbano, cómo empezar

Para los que empezáis en este mundo y no tenéis conocimientos o formación al respecto, existen en el mercado algunas soluciones ideales para principiantes, como puede ser Nourishmat, una plantilla para empezar con huertos urbanos. Esta “alfombra” te permite ordenar vegetales y flores, según las casillas de su diseño, es 100% reciclable, tiene de 3 a 5 años de durabilidad y como objetivo fundamental, busca que todos podamos diseñar una huerta de forma ordenada y segura para la cosecha.

En cuanto a lo que vamos a necesitar para comenzar a preparar huerto urbano, además de recipientes, semillas o plantones, sustrato o tierra, abono y agua, también necesitaremos una serie de herramientas como azadilla de lanza, para retirar restos vegetales, remover tierra y airear; azadilla de horquilla o escardillo, para cavar, remover tierra, romper terrones y escardar malas hierbas y raíces; cultivador, para arañar la superficie y airearla; palita o transplantador, para abrir agujeros y plantar semillas o plantones; rastrillo de mango, para arrastras restos vegetales o lo que necesitemos; capazo y guantes. Asimismo, a la venta encontraremos distintos kit huerto urbano que nos vendrán muy bien.

herramientas huertos caseros pdf

Ubicación de los huertos caseros

Como hemos mencionado, podemos hacer huerto urbano en terraza, patio, balcón, ventana, tejado, en el interior, etc., en donde dispongamos de un espacio adecuado, pero, sobre todo, de buena luz solar directa.

En cualquier caso, será importante valorar la disponibilidad de luz que tenemos en las diferentes épocas del año y qué tipo de cultivo vamos a realizar. Puede ser que nuestro espacio sólo permita el cultivo en primavera-verano, época en la que la trayectoria del Sol es más elevada, disponiendo de luz suficiente, mientras que en invierno no reciba nada de luz. Sin embargo, hay espacios que disponen de luz suficiente durante todo el año, pudiéndose cultivar en cada época los cultivos de temporada.

En principio, la mejor orientación para nuestro huerto en casa será aquella que nos permita una buena cantidad de horas de luz directa, normalmente una orientación sur o sureste, aunque también habrá que tener en cuenta los obstáculos que podamos tener y que nos puedan crear sombras (edificios, etc.).

Busca un espacio que reciba, al menos, 5-6 horas de sol diario. La gran mayoría de hortalizas necesitan un mínimo de horas de sol al día para desarrollarse correctamente. Aunque si no te es posible cultivar en un espacio con tantas horas de sol, también puedes elegir hortalizas que crezcan bien en espacios con poco sol, como por ejemplo las coles, muchas de las aromáticas, frutos del bosque, patatas, guisantes, etc.

Averigua las zonas de sol y sombra del lugar donde pretendes ubicar el huerto urbano, y úsalas para generar microclimas en tu huerto. Coloca aquellos cultivos más exigentes en las zonas con más luz, y aquellos que agradecen cierta sombra bajo éstos o en zonas donde las horas de luz directa sean menores. Asimismo, en zonas muy calurosas, cierta sombra en las horas de más calor, dará un respiro incluso a las plantas más exigentes.

huerto ecologico pdf

Recipientes para nuestro huerto urbano doméstico

Si no disponemos directamente de suelo con tierra, podemos crear nuestro huerto urbano usando recipientes de cultivo y sustratos orgánicos. En este apartado, nos centraremos en los tipos de recipientes.

Elegiremos siempre aquellos recipientes que nos permitan un mayor volumen de sustrato, en función del espacio disponible que tengamos y lo que deseemos cultivar, siendo más importante el volumen total que puede albergar que no la profundidad del recipiente. Asimismo, también es importante que nos fijemos si presentan orificios de drenaje para el agua o si se los podemos hacer nosotros.

Existen recipientes de todos los tamaños y materiales, siendo mejor una opción u otra según el espacio y el tipo de cultivos que queramos desarrollar.

Uno de los más interesantes, es la mesa de cultivo, se trata de una estructura elevada que te permite cultivar sin arquear la espalda y plantar muchos cultivos en el mismo espacio gracias a su gran superficie, las hay con diferentes longitudes, anchuras y alturas, y en diferentes materiales, como plástico PVC, metal y madera, con varios colores y resistentes a los rayos UV. Estéticamente, quedan muy bien en cualquier lugar. No obstante, están pensadas para aquellas personas con cierta experiencia en jardinería y horticultura o para usar en huertos urbanos vecinales o de colegios, y son algo caras.

También podemos utilizar jardineras y macetas, aunque la mayoría son de plástico o PVC, dan mejor resultado las de madera por su capacidad aislante del sustrato frente al calor o el frío exterior. Además, requieren poca inversión.

Otras opciones son los cajones de cultivo, que suelen ser de madera, de forma cuadrada o rectangular, en distintos tamaños, suelen llevar un recubrimiento interior geotextil y pueden tener compartimentos. Los sacos de rafia, también pueden ser empleados para montar un huerto urbano en terraza, ya que son ligeros y fáciles de transportar. Y las mesas de plantación, que van directamente en el suelo, resultan ideales para amplios patios y terrazas, teniendo una gran capacidad e incluso varias alturas.

Asimismo, como ya hemos visto, también podemos montar un huerto vertical en una pared o ventana o un minihuerto, con distintos recipientes reciclados, verticales autodrenantes o macetas colgantes.

como hacer un huerto urbano con palets recipientes para huertos urbanos

Con respecto a los materiales, indicar que los recipientes de geotextil o macetas textiles, tienen como gran ventaja su ligereza, así como un drenaje excelente y favorecen un buen desarrollo radicular de las plantas.

El sustrato o tierra para nuestro huerto casero

Una vez escogido el recipiente, deberemos rellenarlo de sustrato, que es un tipo de tierra específico para macetas u otros recipientes. El sustrato es uno de los factores más importantes para garantizar el éxito de tu huerto. Es un producto barato, con lo que vale la pena gastarse un par de euros más y hacerse con uno de buena calidad. Es importante buscar un buen sustrato que retenga bien el agua, sea rico en nutrientes, y ligero y poroso para las raíces de nuestros cultivos en casa.

Una buena idea es combinar varios sustratos para crear uno apropiado y perfecto para el huerto urbano. Una recomendación generalizada es mezclar 60% de fibra de coco con 40% de humus de lombriz. Otra buena combinación sería: 40% fibra de coco, 20% sustrato universal, 15% compost, 15% abono y 10% vermiculita.

Semillas huerto urbano que plantar o plantones huerto en casa que plantar

En función de la insolación que tengamos, elegiremos las hortalizas que cultivaremos. Así, si tenemos muchas horas de sol en verano, recurriremos a cultivos exigentes como las berenjenas, los tomates o los pimientos; mientras que si recibimos menos horas de sol, optaremos por cultivos menos exigentes como lechugas, cebollas, rábanos, fresas.

Las plantas que vamos a cultivar en casa en nuestro huerto, las podremos desarrollar a partir de semillas o de plantones. Para el agricultor principiante se recomienda comenzar a cultivar con plantones. Con esta opción, aunque no vemos la primera parte del ciclo de la planta, simplifica bastante las tareas del huerto. Poco a poco, conforme se vaya adquiriendo experiencia, podemos ir combinando el uso de semillas y plantones, optando preferentemente por el uso de semillas ecológicas, así como en una fase avanzada de nuestra experiencia como agricultores urbanos, podemos plantearnos también la obtención de semillas de nuestros propios cultivos, seleccionando aquellas plantas más vigorosas y que mejor cosecha hayan producido.

Procura utilizar siempre hortalizas autóctonas de tu zona, así sufrirán menos plagas y te darán cosechas más abundantes. Y si vives en una ciudad con mucha contaminación, cultiva hortalizas de raíz (zanahoria, chirivía, remolacha) y de bulbo (cebolla, puerro, ajo), en lugar de las de hoja (lechuga, acelga o espinaca), ya que son menos susceptibles a la contaminación.

Cabe indicar que muchos cultivos se siembran primero en semilleros (macetas pequeñas juntas y bajo un invernadero) y luego se trasladan al recipiente definitivo: tomate, pepino, pimiento, berenjena, apio, melón, sandía, lechuga, col, etc. Sin embargo, otros como la zanahoria, los nabos, el perejil, etc. se siembran directamente sobre el sustrato, haciendo un pequeño surco tanto más profundo cuanto más grande sea la semilla.

huerto en macetas que plantar semillero

Como orientación para saber qué empezar a plantar en tu huerto urbano, si clasificamos los cultivos más sencillos por temporadas de estaciones (ya que no podrás sembrar lo mismo en verano que en invierno) y por si es mejor plantarlos con semilla o plantel, te recomendamos lo siguiente:

tabla cultivos huertos urbanos Greenteach

Así como en la siguiente tabla te mostramos más en detalle las fechas de trasplante (en caso de que sea necesario) y las de recolectar nuestra cosecha ya crecida en nuestro huerto urbano:

tabla detallada plantar huertos urbanos

Asimismo, es recomendable hacerse con un planificador huerto específico para tu ciudad o lugar de residencia, ya que las fechas de plantación varían en función de la zona geográfica y del microclima de la misma. Así pues, asegúrate de que siembras tus cultivos en el momento adecuado. Para ello, también puedes consultar un calendario de siembra y trasplante.

Sistemas de riego para huertos urbanos

En los recipientes, el agua se agota con mayor facilidad que en el suelo, lo cual nos va a obligar a estar más pendientes del riego. Por otro lado, a veces, caemos en un exceso de agua que puede provocar un lavado y, por tanto, pérdida de nutrientes fundamentales para la planta. Por este motivo, una de las tareas más importantes y donde tenemos que ser más precisos es en el riego, buscando siempre mantener una humedad constante, ajustándola a la época del año y a las hortalizas que estemos cultivando.

Podemos regar de forma manual, lo cual será un buen método sobre todo en pequeños huertos (3 o 4 macetas). Lo más adecuado, en este caso, es el uso de la regadera y hacer el riego poco a poco para evitar la formación de grietas en el sustrato. No se debe de regar a presión, utiliza regaderas con florón para que el agua caiga suave. Es bueno evitar mojar las flores, frutos y hojas, para impedir la aparición de hongos.

Los riegos los aplicaremos a primera hora de la mañana o a última de la tarde preferentemente, para mantener húmedo el sustrato el mayor tiempo posible, con una duración de una a dos horas. Asimismo, el riego se debe ajustar a la época del año, al clima y a la cantidad de plantas.

Si tenemos un huerto relativamente grande y sobre todo si en la época de verano recibimos mucha insolación, es recomendable la instalación de un sistema de riego por goteo con programador. Este sistema, nos va a permitir controlar el caudal de riego y la frecuencia de una forma más exacta, aportando al sustrato el agua que necesita, sin malgastarla y sin provocar excesos de riego. Existen en el mercado kits completos de autorriego que se adaptan muy bien a pequeños huertos urbanos, así como estructuras con recipientes de huertos verticales con autorriego, que disponen de un depósito de agua en la parte baja.

huerto urbano hidroponico

Abonado del sustrato del huerto urbano

Al principio, si se empieza con un buen sustrato, no es necesario añadir abono ni fertilizante hasta después de 8 semanas del trasplante. Cuando sea necesario, puedes abonar el sustrato con humus de lombriz o compost, el cual sería bueno que lo fabricaras tú mismo. Así, además de reciclar residuos, estarás aportando un compost natural y gratis a tus plantas. De todas formas, en el mercado dispones de distintos tipos de abonos, tanto orgánicos como inorgánicos.

Los abonados se realizarán en superficie, colocando una capa de compost maduro de 3 a 5 cm. Esta operación, la realizaremos una vez al año, coincidiendo con el momento de la rotación del cultivo, que os explicamos a continuación.

Rotación de cultivos en huertos urbanos

La rotación es la sucesión de cultivos en una misma parcela, espacio o recipiente. Es importante rotar los cultivos para lograr plantas sanas y sin carencia de nutrientes. En huertos con macetas y cajones, podemos seguir la rotación marcando con un número cada una de las macetas para que nos sirva de guía. En los métodos de rotación de cultivos, uno de los más habituales es el de familias botánicas, por ejemplo:

Siembra 1: Solanáceas (berenjenas, pimientos y tomates).

Siembra 2: Liliáceas (ajos, cebollas y puerros) y Umbelíferas (apio, perejil y zanahoria).

Siembra 3: Compuestas (lechugas y escarolas), Cucurbitáceas (calabazas, calabacines, melones, sandías), Quenopodiáceas (acelgas y espinacas).

Siembra 4: Crucíferas (brócoli, coles y coliflores, rábanos) y Leguminosas (habas, judías y guisantes).

Asociación de plantas en jardines urbanos

Asociar plantas es una práctica conocida desde siempre. Presenta múltiples ventajas como una mejor utilización de la tierra, del espacio y del agua, rendimiento más elevado, se reduce riesgo de malas cosechas y el de ataques de parásitos, y muchas, ejercen una acción benéfica mutua. Así pues, por ejemplo, es buena idea cultivar juntar plantas que necesiten riegos similares, así como juntar hortalizas con aromáticas, ya que estas últimas ayudan a repeler insectos que pueden ser perjudiciales y convertirse en plagas, aspecto del que os hablamos a continuación.

planificador huerto pdf

 Plagas en el huerto urbano

Una de las ventajas de realizar cultivos en casa en espacios pequeños, es que es menor la posibilidad de que aparezcan plagas. Además, siempre y cuando se hagan las cosas bien para tener un huerto urbano ecológico, sano y estable, siguiendo todos los consejos que os acabamos de indicar, no deberíamos de tener mayor problema.

Si aun así nuestro huerto sucumbe a plagas y/o enfermedades, debemos identificar las causas, para lo que podemos recurrir a aplicaciones para el móvil como Plagapp o Plantix, y actuar mediante procedimientos ecológicos. Las plagas más comunes son el pulgón y la mosca blanca, que se eliminan pulverizando agua jabonosa. Y para la araña roja, lo mejor es colocar pieles de cebolla alrededor de la planta para que actúen como repelente.

Consejos cómo hacer un huerto en casa paso a paso

En la siguiente imagen tienes unos pasos o consejos para preparar tus recipientes con sustrato antes de plantar tus cultivos.

consejor preparar huerto sustrato

Y si quieres obtener un huerto urbano ecológico con tus propias semillas ecológicas, sigue este procedimiento:

  1. Siembra un mínimo de cuatro plantas por variedad para garantizar el correcto proceso de florecimiento y reproducción. La profundidad de siembra será del orden de tres o cuatro veces el tamaño de la semilla.
  2. Las plantas que irán destinadas a obtener semillas, no debes cultivarlas junto al resto en el mismo terreno de tu huerto. Sí puede tratarse de una zona al lado del terreno destinado al huerto, pero nunca será en el mismo.
  3. Cuando tus plantas hayan crecido, obsérvalas y elige el fruto que destaca por su mejor aspecto. De él obtendrás las semillas.
  4. Saca cuidadosamente las semillas de ese fruto.
  5. Emplea agua limpia para lavarlas en profundidad y eliminar posibles impurezas.
  6. Disponlas sobre un papel de periódico y déjalas secar de 2 a 3 días en la sombra.
  7. Transcurrido este tiempo, tenemos la opción de llevarlas al semillero o guardarlas. Puedes emplear bolsas de papel o bien conservarlas en frascos de vidrio, dependiendo de si es para un corto espacio de tiempo o para una temporada más larga.

Con todo esto, esperamos que os hayamos dado ideas para montar vuestro propio huerto urbano o ayudado a ver con otros ojos el trabajo de tus amigos o familiares en sus huertos. Si tenéis cualquier duda o inquietud sobre el tema, nos lo podéis indicar abajo en los Comentarios.

Fuentes: Ecoinventos, Ecoinventos huerto vertical, eldiario.es, Ecoagricultor, Ecoagricultor huertos verticales, Planeta Huerto, Plantea En Verde y Ovacen

[Total: 1   Promedio: 5/5]
Descripción
En este artículo nos centraremos en la agricultura urbana y en los huertos urbanos, qué son, qué tipos hay y qué tienes que saber para cómo hacer un huerto urbano en casa paso a paso tú mismo.
Autor
Web
Greenteach
Logo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Name *
Email *
Website

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.