Home » Noticias » La nueva refinería Olmeca amenaza el ecosistema natural de Paraíso en México
refineria Olmeca Dos Bocas portada

Actualizado el miércoles, 5 octubre, 2022

La nueva refinería Olmeca recién inaugurada en julio de 2022 en Dos Bocas, en Tabasco (México), amenaza el rico ecosistema natural del municipio Paraíso, el cual ha sido deforestado en una gran parte para su construcción, poniendo en peligro la vida de muchos animales.

La refinería Olmeca,​ anteriormente llamada refinería de Dos Bocas, es una refinería de petróleo ubicada en el puerto de Dos Bocas en el estado mexicano de Tabasco. Junto a otras seis, forma parte del Sistema Nacional de Refinación (SNR), propiedad de la empresa paraestatal mexicana Petróleos Mexicanos (PEMEX). Su construcción se inició el 1 de agosto de 2019 y se inauguró el 1 de julio de 2022.

El proyecto consta de diecisiete plantas de proceso, cincuenta y seis tanques de almacenamiento, treinta y cuatro esferas, talleres, edificios administrativos y de servicios, y cuartos de control. Para ello, se han empleado un total de 556 ha de suelo perteneciente a Pemex y al Gobierno Federal y también se han instalado 35Km de ductos por los que se conectará la planta a la red nacional de poliductos, para encontrarse hasta el entronque de Minatitlán (Veracruz). En todo el terreno se construyeron 30.214 pilas y 55.435 inclusiones con 969.535 metros cúbicos de cemento y 74.214 toneladas de varilla, equivalente al cemento de 23 estadios Azteca y el acero de 10 Torres Eiffel.

La refinería Olmeca asegurará la autosuficiencia energética. Procesará 340 mil barriles diarios de crudo, con lo que producirá 170 mil barriles de gasolina y 120 mil barriles de diésel de ultra bajo azufre. Además, proporcionará más de 230 mil empleos indirectos generados para las 32 entidades de la República.

inauguracion refineria Olmeca Dos Bocas

Por otro lado, Paraíso es un municipio del estado mexicano de Tabasco, localizado en la región del río Grijalva y en la subregión de la Chontalpa. Su nombre deriva del árbol llamado “paraíso”, pues la cabecera fue fundada cerca de un grupo de estos árboles frondosos que crece en las regiones cálidas, aunque otra versión de los lugareños, indica que su nombre se refiere a la exuberante vegetación del lugar. La actividad turística es la más popular y la que genera más ingresos. Paraíso tiene hermosas playas, lagunas, barras, ríos y paisajes naturales con una rica biodiversidad.

Antes de iniciar las obras de la refinería Olmeca, la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), la Comisión Federal de Electricidad (CFE), el Instituto Mexicano del Petróleo (IMP), Petróleos Mexicanos (Pemex) y otros despachos especializados, llevaron a cabo más de 135 estudios geológicos, de mecánica de suelos, sísmicos, ambientales, sociales, etc., en donde el Instituto Mexicano del Petróleo determinó que las tierras del municipio de Paraíso no eran adecuadas para la construcción de la refinería, dada su importante biodiversidad.

A pesar de ello, se deforestaron 220 hectáreas de selva y manglares, lo cual ha puesto en peligro al cangrejo azul y se teme por los posibles derrames o la lluvia ácida. Además, cabe indicar que se aplicó una metodología diferente a la prevista en la legislación para su construcción, con el objetivo de ahorrar tiempo y reducir costos de producción.

playas de Paraíso

Ahora, debido a la construcción y puesta en marcha de la refinería Olmeca, Paraíso pasó de ser uno de los corredores turísticos de mayor afluencia a enfrentar contaminación por derrames, teniendo en cuenta que también sufrió la deforestación de sus manglares y selva. Desde que se iniciaron las obras, han emigrado del lugar manatíes, aves, tortugas, mantarrayas, reptiles y distintas especies de peces.

En la isla Andrés García, a unos 500 metros de la refinería Olmeca, viven 139 personas que dicen tener “la playa más bonita de Tabasco”, aunque continuamente ellos y pobladores de otras comunidades, tienen que limpiar la nata negra de petróleo que se acumula a las orillas de ríos y lagunas, por los derrames de hidrocarburos en instalaciones de Pemex.

Doña Graciela dice que el asunto es que ni Petróleos Mexicanos, ni los gobiernos federal y estatal, tanto de la Cuatroté como los anteriores, se responsabilizan de los daños causados por estos accidentes. “Ni se responsabilizan, ni dan indemnizaciones por los derrames de petróleo. Nunca han dado la cara. Nosotros somos los que tenemos que limpiar, porque vivimos del turismo, de la pesca, del río y de la laguna. Así ha sido siempre”.

Además, los impactos se extienden a zonas aledañas. Lo que antes era el corredor turístico de Paraíso, es decir, el boulevard de ingreso al municipio, estaba abarrotado de negocios de comida, artesanías, artículos para pesca o de playa, pero también de árboles y áreas verdes; y ahora lo que predominan son los comercios para la venta de material de construcción, cementeras, y alquiler de equipo de seguridad industrial y overoles.

Fuentes: Wikipedia y El Sol de México

La nueva refinería Olmeca amenaza el ecosistema natural de Paraíso en México
Nombre del artículo
La nueva refinería Olmeca amenaza el ecosistema natural de Paraíso en México
Descripción
La nueva refinería Olmeca recién inaugurada en julio de 2022 en Dos Bocas, en Tabasco (México), amenaza el rico ecosistema natural del municipio Paraíso, el cual ha sido deforestado en una gran parte para su construcción, poniendo en peligro la vida de muchos animales.
Autor
Web
Greenteach
Logo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Name *
Email *
Website

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.