Home » Noticias » Tormentas de arena y tormentas de polvo: Qué son, Cómo se forman, Consecuencias y Cómo sobrevivir a ellas
Tormentas de arena y polvo Portada

A menudo se observan imágenes de tormentas de arena, muchas tomadas desde satélites, así como también hay por Internet y las redes, distintos vídeos de tormentas de arena o tormentas de polvo en el desierto. Las tormentas de arena y/o de polvo, son unos fenómenos increíbles, pero también violentos e impredecibles. Pueden disminuir considerablemente la visibilidad de ciudades enteras en cuestión de minutos y resultan especialmente peligrosas para las personas con sistemas respiratorios comprometidos o sistemas inmunológicos debilitados. Además, cuando llueve después de ellas, se dice que “llueve barro”, ya que todo se llena de gotitas de barro que se secan y ensucian todo.

En este artículo te contamos en detalle qué son las tormentas de polvo y de arena, cómo se forman, qué consecuencias tienen, qué puedes hacer para sobrevivir si te encuentras con una, y ejemplos de algunas tormentas de arena importantes y /o recientes.

¿Qué son las tormentas de arena o tormentas de polvo?

Una tormenta de polvo, tormenta de arena o polvareda, es un fenómeno meteorológico de Mesoescala (de uno a cientos de kilómetros) común en el desierto del Sahara de África septentrional, en las Grandes Llanuras de Norteamérica, en Arabia, en el desierto de Gobi de Mongolia, en el desierto Taklamakán del noroeste de China, en Argentina, en la zona de la Pampa seca, y en otras regiones áridas y semiáridas. Suele ocurrir cuando fuertes vientos acompañados de masas de aire seco, arrastran grandes cantidades de arena y polvo de suelos desnudos y secos. Los más livianos, se elevarán y adoptarán la forma de una gran nube oscura que puede alcanzar varios cientos de metros de altura, recorriendo grandes distancias en el aire. Como no es lo mismo una tormenta de arena que una de polvo, a continuación, vamos a verlas por separado.

¿Qué es una tormenta de arena?

Las tormentas de arena están compuestas por partículas de arena procedentes de zonas áridas que se quedan en la superficie. Cuando aumenta la velocidad e intensidad del viento, estas partículas son impulsadas hacia arriba, pudiendo recorrer largas distancias en horizontal.

Los terrenos donde más se producen, son aquellos en los que no hay apenas vegetación alguna, por ejemplo, en el Sáhara o en las llanuras de América del Norte, son muy habituales las tormentas de arena en el desierto.

¿Qué es una tormenta de polvo?

La principal diferencia que tienen este tipo de tormentas con las de arena, es la medida de las partículas en suspensión. En este caso, son de menos de 100 micras, característica que permite que sean más extensas, pudiéndonos hacer sentir que el ambiente está contaminado. Además, debido a sus características, impiden la formación de nubes, por lo que las precipitaciones en las zonas donde se forman son muy escasas. El lugar donde más se producen tormentas de polvo, también es en el desierto del Sáhara.

Tormenta de polvo en ciudad con mar

Cómo se forman las tormentas de arena y/o de polvo?

Las tormentas de arena y polvo están causadas por tormentas o fuertes gradientes de presión asociados a ciclones, que incrementan la velocidad del viento en una amplia zona y levantan una gran cantidad de polvo y/o arena en suspensión. La sequía contribuye a la aparición de tormentas de polvo, que empobrecen la agricultura y la ganadería.

El viento debe ser especialmente fuerte y de ascensión, tras varios días de calor intenso, de modo que pueda haber un contraste térmico entre el suelo y las capas medias y altas de la atmósfera, y las partículas de arena y polvo levantadas y arrastradas del suelo, puedan permanecer suspendidas en el aire por bastante tiempo, hasta que el aire frío haga que caigan.

Las tormentas de arena y polvo, pueden arrastrar las partículas miles de kilómetros y su duración puede ser desde unas horas hasta incluso varios días. Como las partículas de mayor tamaño se sedimentan más rápido que las pequeñas, durante el transporte, las partículas se van haciendo cada vez más pequeñas. La precipitación también hace que el polvo baje de la atmósfera a la superficie. La vida media de las partículas de polvo en la atmósfera, varía desde unas pocas horas para las partículas con un diámetro superior a 10μm, hasta más de 10 días para las partículas submicrométricas.

nubes tormentas de arena

Consecuencias de las tormentas de arena y de polvo

En la última década, los científicos se han dado cuenta de los impactos de estas tormentas en el clima, la salud humana, el medioambiente y muchos sectores socioeconómicos. Los miembros de la OMM están a la vanguardia en cuanto a la evaluación de estos impactos y el desarrollo de productos para orientar las políticas de preparación, adaptación y mitigación.

Efectos en el clima

Los aerosoles, en particular los polvos minerales, influencian el tiempo y el clima mundial y regional. Las partículas de polvo, sobre todo si están cubiertas de polución, actúan como núcleos de condensación en la formación de nubes calientes y como núcleos de hielo en la formación de nubes frías. La capacidad de estas partículas de actuar como agentes formadores de nubes, depende de su tamaño, forma y composición, los que dependen, a su vez, de los tipos de suelo de donde provienen, las emisiones y los procesos de transporte.

La modificación de la composición microfísica de las nubes cambia su capacidad de absorber la radiación solar, lo que indirectamente afecta la energía que llega a la superficie de la Tierra. Las partículas de polvo también influyen en el crecimiento de las gotitas de agua y los cristales de hielo de las nubes, lo que afecta la cantidad y ubicación de las precipitaciones.

Por otro lado, el polvo en suspensión en el aire, funciona de forma similar al efecto invernadero: absorbe y dispersa la radiación solar que entra a la atmósfera de la Tierra, reduce la cantidad de radiación que llega a la superficie, absorbe la radiación de onda larga que rebota desde la superficie y la reemite en todas direcciones. La capacidad de las partículas de polvo de absorber la radiación solar, también depende de su tamaño, forma y composición química y mineralógica.

Así pues, se crea también el siguiente bucle de retroalimentación: los malos usos de las tierras por parte del ser humano junto a las condiciones atmosféricas cambiantes por el cambio climático, aumentan las tormentas de arena y polvo; y el polvo en suspensión, favorece el efecto invernadero, con lo que empeora el cambio climático y la situación de las tierras, al recibir diferente cantidad de precipitaciones, polvo o aumentar la pérdida de suelo.

tormenta de arena vista satelite

Efectos en la salud humana

En este caso, el tamaño de las partículas de polvo en suspensión, es clave para determinar el potencial peligro para la salud. Así pues, las partículas de un tamaño superior a 10μm, no se pueden inhalar y dañan solo los órganos externos (causan principalmente irritación en la piel y los ojos, conjuntivitis y mayor susceptibilidad a las infecciones oculares). Por su parte, las partículas que sí se pueden inhalar, aquellas con un tamaño inferior a 10μm, en general quedan atrapadas en nariz, boca y parte superior del tracto respiratorio, y se pueden asociar a trastornos respiratorios como el asma, la traqueítis, la neumonía, la rinitis alérgica y la silicosis. Sin embargo, partículas más pequeñas pueden penetrar hacia la parte inferior del tracto respiratorio e ingresar al torrente sanguíneo, desde donde pueden afectar todos los órganos internos y causar trastornos cardiovasculares.

Asimismo, algunas enfermedades infecciosas pueden transmitirse a través del polvo. La meningitis meningocócica, infección bacteriana de la fina membrana que rodea el cerebro y la médula espinal, puede producir daños cerebrales y, si no se trata, causa la muerte en el 50% de los casos. Existen brotes de esta infección en todo el mundo, pero la mayor incidencia se encuentra en el “cinturón de la meningitis”, una parte de África Subsahariana con una población estimada de 300 millones de personas. Estos brotes, tienen un patrón fuertemente estacional: numerosos estudios han vinculado las condiciones medioambientales, como la baja humedad y la presencia de polvo, al tiempo y al lugar de las infecciones. Los investigadores consideran que la inhalación de partículas de polvo cuando el tiempo es cálido y seco puede dañar las mucosas de la nariz y la garganta, proporcionando condiciones favorables para una infección bacteriana. Además, el óxido de hierro que contienen las partículas de polvo, puede incrementar el riesgo de infección.

El polvo también tiene un papel importante en la transmisión de la fiebre del valle (enfermedad que puede ser mortal) en el suroeste de los Estados Unidos y el norte de México, al transportar las esporas del hongo Coccidioides. Además, en función del tiempo y el clima, el polvo puede quedar suspendido en el aire durante días y producir brotes de alergia lejos de las fuentes de la alergia.

Cabe indicar que en 2014, un modelo de evaluación mundial calculó que la exposición a las partículas de polvo causó alrededor de 400.000 muertes prematuras por enfermedad cardiopulmonar en la población de más de 30 años de edad.

enfermedades respiratorias polvo

Efectos en el Medio Ambiente y en la Sociedad

Los depósitos de polvo en la superficie, son una fuente de micronutrientes tanto para el ecosistema continental como marino. Se cree que el polvo del Sáhara fertiliza el bosque lluvioso del Amazonas y es sabido que el hierro y el fósforo que el polvo transporta, benefician la producción de biomasa marina en partes de los océanos en las que hay escasez de estos elementos. Sin embargo, el polvo tiene muchos efectos negativos en la agricultura, como la reducción del rendimiento de los cultivos al enterrar los plantones, la pérdida de tejido vegetal, la reducción de la actividad fotosintética y el incremento de la erosión del suelo.

Además, entre los efectos indirectos del depósito de polvo, se incluyen la obturación de los canales de riego, el cubrimiento de las rutas de transporte y la disminución de la calidad del agua en ríos y arroyos. La reducción de la visibilidad debido al polvo en suspensión en el aire, también afecta el transporte aéreo y terrestre, pudiendo ocasionar accidentes y/o imposibilitando la realización de viajes. Además, en ocasiones, mientras la arena se encuentra suspendida en el aire por el viento, comienza a llover, lo hace que se forme barro y que éste se precipite hacia el terreno, generando una importante suciedad.

Asimismo, el polvo puede afectar la producción de las plantas de energía solar, en particular de aquellas que dependen de la radiación solar directa. Los depósitos de polvo en los paneles solares, son una principal preocupación de los operadores de dichas plantas. Mantener los colectores solares sin polvo para que las partículas no bloqueen la radiación entrante requiere tiempo y trabajo.

efectos tormenta de arena

Qué hacer para sobrevivir a una tormenta de polvo o arena

Al ser unos fenómenos que disminuyen la visibilidad y pueden provocarnos daños, hay que tener mucho cuidado si nos alcanza una tormenta de arena o tormenta de polvo, por lo que es importante saber cómo actuar para que puedas salir ileso de ella. Para ello, te recomendamos seguir estas indicaciones:

  • Antes de nada, infórmate de las condiciones de viento y evolución del evento a través de los organismos oficiales y por medios de comunicación (radio, televisión).
  • Cuando te alcance la tormenta, utiliza una mascarilla que cubra nariz y boca. En caso de no contar con una, humedece un pañuelo o alguna otra pieza de tela y póntelo. Por otro lado, aplícate un poco de vaselina en la parte interior de tus orificios nasales, para evitar que las membranas mucosas se sequen.
  • Protege tus ojos, en lo posible usando gafas herméticas. Nunca te frotes los ojos, si se te irritan, enjuágalos con abundante agua. Evita llevar lentes de contacto.
  • Hidrátate regularmente. Las tormentas de polvo pueden ocurrir con temperaturas más elevadas de lo normal.
  • Si estás en una casa o edificio, cierra ventanas, cortinas, persianas, puertas y conductos de ventilación. Cubre con paños húmedos rendijas en puertas y ventanas. Busca refugio en una habitación interior, procura alejarte de ventanas debido a que los vidrios podrían romperse. Cubre depósitos de agua y alimentos para evitar que les caiga polvo y tierra.
  • Si estás al aire libre, cubre tu cuerpo, ya que las partículas de polvo y arena se pueden movilizar a altas velocidades golpeándote. Los fuertes vientos también pueden impulsar objetos por el aire pudiendo causar lesiones. Busca refugio detrás de una roca, montículo u otra estructura estable, cualquier estructura “a sotavento” (que te protege de la dirección en la que viene el viento) de la tormenta, será mejor que nada. Espera a que termine la tormenta, no intentes avanzar a través de la misma, pues es demasiado peligroso, mejor quédate donde estés y espera a que pase antes de ir a otra ubicación. Si estás acampando o de excursión en una zona completamente abierta, ponte en cuclillas o agáchate, cúbrete con la mochila, saco de dormir o una manta, protegiendo tu cabeza y espalda. Si te encuentras con un grupo de personas, permanece junto a ellas, en una tormenta de polvo te puedes desorientar fácilmente.
  • Si estás conduciendo y la tormenta te está alcanzando, hazte a un lado o sal de la carretera y estaciónate en un lugar seguro. Permanece dentro del vehículo con ventanas y puertas cerradas. Enciende las luces e intermitentes del vehículo. Espera mejores condiciones para continuar.
  • Si estás a bordo de una embarcación, al igual que en tierra, protege la vista y vías respiratorias, mantente hidratado, cierra puertas y ventanas y pon atención a las instrucciones de la Autoridad Marítima.

Además de seguir estas indicaciones cuando te alcanza una tormenta de polvo o arena, siempre es mejor estar prevenidos y saber de antemano en qué lugares suele haber más tormentas de arena, así como estar preparados en caso de una emergencia, con vestimenta adecuada y llevando artículos que te puedan venir bien para la situación.

kit supervivencia tormentas de arena y polvo

Ejemplos de tormentas de arena y de polvo importantes o recientes

Por último, en este apartado os contamos algunos ejemplos de tormentas de arena y tormentas de polvo importantes y/o recientes.

El “Dust Bowl” de los años 30

El fenómeno de los años 30 conocido como “Dust Bowl” (literalmente, “Cuenco de Polvo”), fue uno de los peores desastres ecológicos del siglo XX. La sequía afectó a las llanuras y praderas que se extienden desde el golfo de México hasta Canadá. Ésta se prolongó entre 1932 y 1939 y fue precedida por un largo periodo de precipitaciones por encima de la media.

El efecto “Dust Bowl” fue provocado por condiciones persistentes de sequía, favorecidas por años de prácticas de manejo del suelo que dejaron al mismo susceptible a la acción de las fuerzas del viento. El suelo, despojado de humedad, era levantado por el viento en grandes nubes de polvo y arena, tan espesas que escondían el sol. Éstos, recibían la denominación de “ventiscas negras” o “viento negro”.

El “Dust Bowl” multiplicó los efectos de la Gran Depresión en la región, y provocó el mayor desplazamiento de población habido en un corto espacio de tiempo en la historia de Estados Unidos. Tres millones de habitantes dejaron sus granjas durante la década de 1930, y más de medio millón, emigró a otros estados, especialmente hacia el oeste.

Asimismo, existe una miniserie documental en dos partes (“The Dust Bowl (2012)), la cual documenta el impacto que la sequía y estas tormentas de polvo de los años 30 tuvieron sobre las Grandes Llanuras de los Estados Unidos durante la Gran Depresión. Incluye entrevistas con algunos de los afectados por esa catástrofe agrícola y muchas de las fotografías que el gobierno federal tomó para documentar el desastre.

tormenta de arena Dust Bowl

efecto Dust Bowl granjero

efectos arena tormenta Dust Bowl

Grandes tormentas de polvo en Australia

En septiembre de 2009, Australia sufrió una de las tormentas de arena más intensas de la historia. Una nube de unos 1.000 kilómetros de largo y 500 kilómetros de ancho, cubrió diversas ciudades durante horas. Al bloquear el paso de los rayos de sol, la tormenta de arena también provocó un brusco descenso de la temperatura.

Recientemente en enero de 2020, la agencia australiana de meteorología, emitió varios avisos de grandes tormentas de arena en los estados de Nueva Gales del Sur y Victoria, junto a tormentas eléctricas, granizos y potenciales riadas y vientos, justo después de ser afectados por los grandes incendios.

Así pues, masivas tormentas de polvo fueron filmadas en Nueva Gales del Sur, donde las ráfagas de aire registraron una velocidad de 94 a 107 kilómetros por hora, según la agencia.

tormenta de arena Australia

Espectacular tormenta de arena en Níger

Y mucho más cercano en el tiempo, en mayo de 2020, una tormenta de arena con una enorme y densa nube de polvo rojizo, cubrió la ciudad africana Niamey, la capital de Níger, de más de 1.000.000 de habitantes. Dicho fenómeno duró varios minutos y, aunque eran las dos de la tarde, la urbe quedó completamente a oscuras, y después, la tormenta fue seguida de fuertes lluvias. El evento alarmó a muchos residentes locales, que buscaron refugio en sus hogares.

Tormenta de arena y polvo Níger

Fuentes: Wikipedia, Organización Meteorológica Mundial, Oficina Nacional de Emergencia del Ministerio del Interior y Seguridad Pública de Chile (ONEMI), Meteorología en Red, eldiario.es y Antena 3 Noticias

[Total: 1   Promedio: 5/5]
Descripción
En este artículo te contamos en detalle qué son las tormentas de polvo y de arena, cómo se forman, qué consecuencias tienen, qué puedes hacer para sobrevivir si te encuentras con una, y ejemplos de algunas tormentas de arena importantes y /o recientes.
Autor
Web
Greenteach
Logo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Name *
Email *
Website

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.