Home » Noticias » Plástico renovable de CO2 y plantas para fabricar botellas
plástico renovable Portada

Un equipo de científicos de la Universidad de Standford (EE.UU.) ha desarrollado un plástico renovable a partir de CO2 y plantas para sustituir a los envases PET, como las botellas de agua. Por tanto, el uso de este material en la fabricación de estos productos, permitiría evitar el abuso de los plásticos contaminantes derivados del petróleo y fomentaría el empleo de compuestos sostenibles para el mismo fin.

Muchos productos de plástico están hechos con un polímero denominado tereftalato de polietileno (PET), el cual se obtiene a partir de etilenglicol y ácido 2,5-furandicarboxilico (FDCA), dos componentes derivados del petróleo y del gas natural, y en cuya fabricación se producen grandes cantidades de CO2. Además, para dar respuesta a la gran demanda, en el mundo se fabrica cada año 50 millones de toneladas de PET, destinados a la industria electrónica, textil y producción de botellas y envases; los cuales acaban contaminado nuestro planeta.

 “Nuestro objetivo es reemplazar los productos derivados del petróleo con plástico hecho de CO2. Si se pudiera hacer esto sin usar una gran cantidad de energía no renovable, se reduciría drásticamente la huella de carbono de la industria del plástico”, explica Matthew Kanan, profesor de química en Standford y coautor del estudio.

tapón botella de plástico

El plástico renovable propuesto como alternativa al PET, se llama furandicarboxyleta polietileno o PEF, el cual se puede obtener a partir de biomasa de restos de plantas de la industria alimentaria, agrícola o pastos, y de dióxido de carbono o CO2. “El PEF es superior al PET en el sellado para el oxígeno, lo que lo hace útil para aplicaciones de embotellado”, señala Kanan.

Para la producción de este plástico renovable a gran escala y bajo coste, sería necesario partir de biomasa no comestible. Así, combinando carbonato con CO2 y furoico (un compuesto derivado de varios subproductos de la agricultura, como maíz, avena y trigo) y calentando la mezcla a 200ºC, tras 5 horas casi el 90% de la mezcla se ha convertido en FDCA y posteriormente éste se transforma en PEF.

Todavía es necesario diseñar un sistema de producción a gran escala adecuado y seguir trabajando en el proceso de fabricación. No obstante, sus desarrolladores aseguran que esta tecnología podría ofrecer una alternativa eficaz para reducir la huella de carbono de la fabricación de botellas de plástico y otros productos elaborados con derivados del petróleo.

Fuentes: Muy Interesante y Computer Hoy

[Total: 0   Promedio: 0/5]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Name *
Email *
Website

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.