Home » Noticias » Pegamento para cerrar heridas a partir de moco de babosa
pegamento para cerrar heridas

Actualizado el sábado, 8 mayo, 2021

Los investigadores, como recoge el estudio publicado en la revista Science, utilizan la especie de babosa Arion subfucus para elaborar este pegamento para cerrar heridas, el cual, parece ser más efectivo que los tradicionales puntos de sutura o grapas. Este pegamento se crea a partir del moco de dicha babosa, el cual secretan para defenderse. Con dicho moco, los científicos elaboran una sustancia capaz de sellar las heridas de las operaciones.

Como todos sabemos, cuando intentamos pegar alguna tirita encima de una herida con la piel mojada por haberla lavado previamente, se hace casi tarea imposible. Además, muchos de los pegamentos empleados, como es el caso del Superglue, son tóxicos, tienen poca adherencia en la zona o, a causa de la alta humedad, no quedan del todo correctamente colocados. También nos encontramos en el caso opuesto, que peguen demasiado y que, por ello, cuando son retirados nos vuelven a abrir la herida, empezando nuevamente el ciclo.

pegamento para cerrar heridas tirita

Para mitificar estos problemas, los científicos han elaborado un pegamento bicapa, en el que la primera superficie se encarga de la unión. Ésta se hace por medio de interacciones electrostáticas, interpenetración física y enlaces covalentes. Mientras que la segunda capa, se encarga de disipar la energía mediante la histéresis. Con este proceso, conseguimos la disipación del calor cuando sometemos el pegamento a deformaciones.

El investigador Dave Mooney, miembro del Instituto Wyss de la Universidad de Harvard, nos explica que estas dos propiedades, la de transferencia de calor y una gran adhesión, no han sido integradas de forma conjunta en un único pegamento. La estructura de este adhesivo quirúrgico, es similar al moco que segregan las babosas, el cual es capaz de pegarse a superficies húmedas.

En concreto, la especie Arion subfucus  la podemos encontrar en zonas de Estados Unidos y por Europa en general. Se caracteriza por segregar el moco en situaciones de estrés o amenazas de depredadores, haciendo que se quede pegada en la superficie donde se encuentre, dificultando así a los depredadores.

Si entramos en detalle sobre el moco de las babosas, vemos que se trata de una matriz de proteínas, las cuales están cargadas positivamente, facultad que inspiró a los científicos para elaborar un pegamento con doble capa. Esta matriz de alginato y poliacrilamida, soporta la parte adhesiva con estos polímeros cargados positivamente. Y así se adhiere a las superficies, como hace la babosa en situaciones de peligro.

pegamento para cerrar heridas aplicación

Como nos dice Donal Ingber, del Instituto Wyss y profesor de Biología Vascular de la Universidad de Hardvard, la naturaleza encuentra soluciones fáciles a problemas comunes, los cuales, con el conocimiento y el saber dónde mirar en cada caso, nos permiten poder encontrar las ideas cuando las tenemos delante.

Los estudios se hicieron en diversos tejidos animales, tanto secos como húmdeos, como la piel, cartílagos, arterias, corazón o hígado, siendo principalmente estudiado en cerdos, dado que son muy similares a los humanos. Los resultados demostraron que este pegamento se unía con mucha más fuerza que otros adhesivos empleados en la actualidad.

También se hicieron estúdios en ratas, viendo la viabilidad de mantenerse en los animales por un tiempo de dos semanas, dando también resultados positivos. Además, vieron que este pegamento para cerrar heridas, fue capad de sellar un agujero en el corazón de un cerdo, el cual fue hinchado y desinflado de forma mecánica en diversos ciclos. Comprobando así la resistencia del pegamento ante cargas físicas.

Ingber dice que están muy emocionados al ver que esta nueva tecnología, la cual está inspirada en la babosa, puede llegar a convertirse en la herramienta de reparación quirúrgica y mejorar la cicatrización de heridas en estas operaciones.

Además, están viendo la posibilidad de usarla también en robots blandos o para el transporte de fármacos. Aun así, y después de ver los resultados tan positivos de este nuevo pegamento para cerrar heridas, los investigadores aún tienen que seguir probando la seguridad y la eficacia en ensayos clínicos, antes de poder utilizarlo en las operaciones. Por el momento, los resultados son esperanzadores. Quién iba a decir que de una babosa se llegase a sacar un pegamento para cerrar heridas.

Estaremos atentos para ver si realmente llega a ser una revolución. Además, también podéis ver otras noticias interesantes en Greenteach.

Fuente: Procesa

[Total: 0   Promedio: 0/5]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Name *
Email *
Website

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.