Home » Noticias » El invierno establece el éxito de la cría en aves migratorias
invierno portada

Actualizado el jueves, 11 julio, 2019

Las áreas en las que las aves pasan el invierno son igual de importantes que en las que se reproducen

Para las aves migratorias, los criaderos son donde está la acción. Pero un nuevo estudio realizado por los biólogos de la Universidad de Guelph es uno de los primeros en sugerir que el número de pájaros cantores que crían durante la primavera y el verano depende principalmente de lo que ocurre en invierno.

Dicho estudio fue realizado por los profesores e investigadores Ryan Norris y Amy Newman en Maine y Suiza como coautores y está publicado en Nature Communications. En él se apuntan a los efectos potenciales del cambio climático, por lo que el trabajo puede ayudar a proteger mejor las aves migratorias, cuyo número de especies ha disminuido en los últimos años, según dice Brad Woodworth, estudiante de doctorado en el Departamento de Biología Integrativa y principal autor del estudio.

La mayoría de los investigadores pasan más tiempo estudiando las aves durante la temporada de cría de verano, pero este estudio analizó también cómo las condiciones del invierno en los criaderos afectan a la población de gorriones de sabana.

Para ello, el equipo de Guelph utilizó pequeños dispositivos de rastreo llamados geolocalizadores para seguir a pájaros individuales durante la migración a miles de kilómetros desde y hacia sus invernaderos en el sur de los Estados Unidos. Los investigadores también utilizaron los datos recolectados desde finales de los años 80 por los investigadores que estudiaron los gorriones durante la cría del verano en la estación científica de Bowdoin en la isla de Kent en la bahía de Fundy de Nuevo Brunswick.

invierno

Tras el estudio, encontraron que las temperaturas del criadero en invierno y la densidad de población en ellos son factores clave que afectan a la cantidad de individuos que vuelven a reproducirse en la isla de Kent cada primavera y verano. Esta información resulta importante para los biólogos con la esperanza de entender por qué las poblaciones de ciertas aves migratorias han caído en los últimos años, dijo Norris,»lo que nos impide aprender es el desconocimiento de a dónde van estos pájaros y qué hacen después de abandonar los criaderos«, dijo. Además, añade que reconociendo que los criaderos suelen ser más interesantes y accesibles para la mayoría de los investigadores, la temporada de reproducción ofrece sólo una instantánea del ciclo de vida anual de un organismo. «La mayoría de las aves son visitantes de los criaderos, pasan de dos a cuatro meses, crían y salen de allí».

Sin embargo, no es sorprendente que, según Woodworth, los invernaderos más cálidos mejoren la supervivencia general y estimulen las poblaciones más altas. Pero las predicciones del clima más severo causado por el cambio climático, sugieren que cualquier beneficio de calentamiento puede ser compensado por nuevas amenazas, ya que «incluso una dura tormenta de invierno de pocos días podría poner a las poblaciones en peligro».

Por otro parte, Norris explica que las organizaciones de conservación que buscan proteger el hábitat, incluyendo la compra de tierras o el empuje para el estatus protegido de varias especies, podrían necesitar enfocarse más en las condiciones del terreno en invierno. Las aves de pastizales, por ejemplo, están cada vez más amenazadas por una agricultura más intensiva en sus casas de invierno. «Sólo se puede tomar decisiones efectivas sobre dónde colocar los recursos para la conservación de los animales migratorios si usted sabe lo que está impulsando las fluctuaciones año a año en sus poblaciones», dijo Norris, señalando que el estudio ofrece un modelo para el estudio de otros animales migratorios desde el caribú hasta las ballenas.

Por tanto, «necesitamos saber lo que está sucediendo tanto en las áreas de cría como en las que  no (en las que se pasa el invierno), ya que» para muchas especies como los gorriones de sabana, los terrenos no reproductivos podrían importar más«.

Fuente: Scienmag

 

[Total: 0   Promedio: 0/5]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Name *
Email *
Website

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.