Home » Noticias » ¿La Estevia es buena para nuestra salud?
Estevia Portada

Actualizado el domingo, 9 mayo, 2021

Para responder a esta pregunta hay que tener en cuenta, en primer lugar, si nos referimos a la planta en sí o al edulcorante extraído de ésta y procesado, ya que las propiedades de la Estevia van a diferir según esto.

La Planta Estevia

La Estevia (Stevia rebaudiana (Bertoni)) es una planta nativa de Paraguay cuyas hojas se suelen utilizar como sustituto del azúcar.

Los indígenas ya utilizaban esta planta en el siglo XVI para endulzar bebidas y medicinas, pero hasta el siglo XIX los científicos no empezaron a estudiarla, siendo ahora muy popular. Actualmente se cultiva en Brasil y Paraguay, siendo China su mayor exportador. Además, para su cultivo requiere muy poca cantidad de tierra, lo cual permite a los agricultores diversificar sus cultivos.

El peculiar sabor dulce de la Estevia viene dado por sus 8 glucósidos (o tipos de azúcares): esteviósido (el más abundante en proporción), rebaudiosido A, C, D, E y F, esteviolbiosido y dulcosida, los cuales hacen que la Estevia (consumida en cantidades moderadas) sea una buena alternativa natural al azúcar para las personas diabéticas o incluso para todos aquellos que queramos evitar las consecuencias derivadas de éste.

Estevia

Además de su dulzor, la Estevia tiene muchos esteroles y compuestos antioxidantes como el kaempferol, la querceina, el ácido clorogénico, el ácido cafeico, la isoquercitrina o el isosteviol, los cuales pueden ser beneficiosos para nuestra salud, ya que por ejemplo, se ha descubierto en el estudio “Flavonols and Pancreatic Cancer Risk: The Multiethnic Cohort Study” publicado en la revista “American Journal od Epidemiology”, que el kaempferol puede reducir el riesgo de cáncer pancreático en un 23%.

Asimismo, algunos de sus glucósidos son vasodilatadores, aumentan la excreción de sodio y la producción de orina, con lo que la Estevia podría ayudar a bajar la presión arterial alta.

El edulcorante E960

Los extractos de glucósido de steviol obtenidos a partir de las hojas de la planta Estevia procesadas, son los que dan lugar al edulcorante E960 o edulcorante de Estevia. Éstos tienen un dulzor de hasta 300 veces mayor que el azúcar tradicional, aunque puede resultar amargo o similar al de la regaliz.

molécula estaviol

Este edulcorante carece de calorías y es bastante común encontrarlo en los supermercados como una alternativa más “natural” al azúcar, siendo recomendado su uso para personas diabéticas o aquellas que necesiten una dieta baja en carbohidratos.

Cabe indicar que Estados Unidos prohibió el edulcorante de Estevia en los años 90 si no estaba etiquetado como un suplemento dietético, pero desde 2008 ya fue aceptado como aditivo alimentario. En la Unión Europea, por su parte, la Estevia como edulcorante fue aprobada el 2 de diciembre de 2011 por la EFSA, la cual fijó «una ingesta diaria admisible (IDA) de glucósidos de esteviol, expresados como equivalentes de esteviol, de 4mg/kg de peso corporal al día» para su consumo de forma segura. Además, si nos fijamos en la composición que se indica en los envases que se venden y que dicen contener Estevia, veremos que sólo contienen un 1% de glucósido de esteviol, ya que se vende mezclada con otros edulcorantes por razones comerciales y de sabor.

edulcorantes estevia

Se han realizado estudios con cantidades determinadas de extractos puros de esteviol para aprobar su comercialización, en los cuales no se han documentado contraindicaciones, advertencias o reacciones adversas importantes, siempre y cuando no se excediera de la IDA.

Asimismo, un estudio publicado en “Science Direct” demostró que los edulcorantes de Estevia no aportaban calorías o carbohidratos a la dieta y no afectaban a los niveles de glucosa en sangre o a la respuesta a la insulina, lo que lo hace apto para los diabéticos y en general para todas las personas. Además, los glucósidos de esteviol pasan a través del tracto gastrointestinal superior completamente intactos. Una vez que llegan al colon, las bacterias intestinales los convierten en esteviol, el cual es metabolizado por el hígado antes de ser excretado por la orina, por lo que se demuestra que no se produce acumulación de Estevia (u otro subproducto de ésta) en el cuerpo durante el metabolismo.

Conclusión y Comercialización de la Estevia

La Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (ONU), la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Food and Drug Administration (FDA), han determinado que el extracto de Estevia de alta pureza vendido como edulcorante es seguro para el consumo de toda la población, incluidos los niños, cuando se consumen dentro de los niveles recomendados. Sin embargo, todavía no se ha aprobado el consumo directo de las hojas u otras partes de la planta, ya que se desconoce la actividad farmacológica que puedan tener otros compuestos de la misma.

Por ello, hasta ahora, la única forma legalmente permitida de comercializar y consumir Estevia es en forma del edulcorante E-960 o glucósido de esteviol. Sin embargo, la Estevia puede ser vendida como planta ornamental y hay quien las vende con otros fines sin que las autoridades les diga algo.

hojas estevia y edulcorante

Como conclusión sobre si la Estevia es buena para la salud, podemos decir que en principio, el edulcorante que nos venden de ésta es seguro y bueno para los diabéticos o todos aquellos que no queramos consumir azúcar de mesa tradicional, siendo mejor cuánto más puro nos presenten el extracto en el envase. Las hojas de la planta, por su parte, podrían tener más propiedades beneficiosas sobre la salud, ya que hay algunos estudios que así lo demuestran, pero al no estar comercializada de forma legal, hay que ir con mucho ojo y teniendo mucho cuidado con las cantidades que se ingieren.

Fuentes: Muy Interesante y La Vanguardia

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Name *
Email *
Website

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.