Home » Noticias » Fitorremediación: plantas para reducir la contaminación
Fitorremediación Portada

Debido a la gran cantidad de contaminación emitida por los seres humanos y a sus dañinas consecuencias que afectan tanto a nosotros mismos como al resto de seres vivos, se están desarrollando sistemas para eliminar dicha contaminación o al menos reparar sus daños,  tal como es el caso de la fitorremediación, la cual se basa en el uso de ciertas plantas en determinadas condiciones, tal y como os voy a explicar a continuación.

El término “Fitorremediación” proviene del griego “Phyto” que significa “planta” y “Remedium” que quiere decir “recuperar el equilibrio”, y es una técnica que se sirve de la capacidad de algunas plantas para absorber, acumular, metabolizar, volatilizar o estabilizar, contaminantes presentes en el suelo, aire, agua o sedimentos, tales como metales pesados, elementos radioactivos, compuestos orgánicos y compuestos derivados del petróleo; siendo una alternativa más ecológica y económica frente a los métodos físico-químicos.

La fitorremediación consiste en un conjunto de técnicas que reducen in situ o ex situ la concentración de diversos compuestos (contaminantes) a partir de procesos bioquímicos realizados por las plantas y microorganismos asociados a ellas. Existen seis métodos distintos de fitorremediación que se agrupan en los que se utilizan como medio de contención (rizofiltración, fitoestabilización y fitoinmovilización) y los que se emplean como método de eliminación (fitodegradación, fitoextracción y fitovolatilización). Dependiendo del tipo de contaminante, de su cantidad así como del medio en el que se encuentre, se elige un método de fitorremediación u otro, siendo los más utilizados la fitoestabilización para la contención de contaminantes y la fitoextracción para su eliminación. El siguiente esquema resume todos estos tipos de fitorremediación, sobre los cuales os voy a hablar un poco a continuación.

Fitorremediación 1




  • Fitoestabilización: Este método permite inmovilizar en el suelo los contaminantes a través de su absorción y acumulación en las raíces de las plantas utilizadas o por precipitación en la zona de la rizosfera. Para la fitoestabilización, se escogen especies de plantas que acumulan pocos contaminantes, las cuales según van creciendo, estabilizan el suelo de manera que reducen la movilidad de los contaminantes, evitando su migración a otros medios. Esta tipo de fitorremediación se suele aplicar en grandes extensiones de suelo donde existe contaminación superficial, siendo esta técnica fácil de aplicar, con bajo coste y los animales se pueden comer las plantas utilizadas sin peligro. Algunas de las plantas que se utilizan para la fitoestabilización son: Anthyllis vulneraria para el zinc, cadmio y plomo, Lupinus albus (imagen inferior) para el cadmio y el arsénico y Brassica juncea para cadmio, zinc, cobre, manganeso, hierro y plomo.

Fitorremediación 2

  • Fitoextracción: Este método de fitorremediación, también conocido como fitoacumulación, consiste en la absorción de metales contaminantes a través de las raíces de las plantas y su acumulación en tallos y hojas. En este caso, se seleccionan las plantas a utilizar según los metales que haya y las características del emplazamiento. Una vez que se ha producido el desarrollo vegetativo de la planta, se corta y se procede a su incineración, trasladando posteriormente las cenizas a un vertedero de seguridad. La fitoextracción presenta la ventaja de que el proceso se puede repetir de forma ilimitada hasta conseguir reducir la concentración del contaminante en el suelo a los límites considerados. Algunas de las plantas utilizadas en este método son, entre otras, Thlaspi caerulescens para el cadmio, Vertiveria zizanioides para el zinc, el cadmio y el plomo y Pistia stratiotes (imagen inferior) para arsénico, cadmio, cromo, cobre, mercurio, níquel, plomo y zinc.

Fitorremediación 3




La siguiente imagen esquematiza las diferencias entre estos métodos de fitorremediación.

Fitorremediación 4

  • Rizofiltración: esté método se emplea para la eliminación de contaminantes presentes en el agua a través de las raíces de las plantas, acumulándose éstos en el propio sistema radicular. Las plantas son introducidas en el ambiente contaminado una vez tengan sus raíces bien desarrolladas y en cuanto éstas se aturan, las plantas se cosechan y se disponen para su tratamiento.
  • Fitovolatilización: en este método de fitorremediación, las plantas utilizadas absorben agua con contaminantes orgánicos e inorgánicos hasta las hojas, donde se evaporan y volatilizan a la atmósfera.
  • Fitodegradación: en este caso, las plantas y los microorganismos asociados a ellas, degradan los contaminantes, dando lugar a productos más inocuos.
  • Fitoestimulación: este método está relacionado con el anterior, pero en este caso, las raíces de las plantas estimulan que los microorganismos degraden los contaminantes.




Pese a sus ventajas, la fitorremediación presenta algunas limitaciones, como son el tiempo (ya es un proceso lento), el tipo de planta (unas son más adecuadas que otras), y el tipo y la cantidad de contaminante que haya, ya que la fitorremediación solo se puede aplicar de forma eficiente en casos de contaminación más o menos superficial y de baja concentración de contaminante; por lo que cada vez se está investigando más sobre éstas técnicas para lograr que sea más utilizable y eficiente.

Fuente: Biotecnología Si

[Total:1    Promedio:3/5]
Fitorremediación: Plantas para REDUCIR la Contaminación
Nombre del artículo
Fitorremediación: Plantas para REDUCIR la Contaminación
Descripción
La Fitorremediación consiste en la utilización de algunas pantas para la eliminación de la contaminación en suelos, aguas y aire. Aquí os la explicamos.
Autor
Web
Greenteach
Logo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Name *
Email *
Website

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.