Home » Noticias » La Lavanda: propiedades, beneficios y usos de esta planta aromática y medicinal
Lavanda portada

La Lavanda es una planta bien conocida por su color y aroma, pero, además, también es medicinal, por lo que tiene muchas aplicaciones. En este artículo, os presentamos la planta Lavanda en detalle, os contamos qué tipos hay, qué propiedades y beneficios tiene, y para qué sirve o qué usos le podemos dar. Si te gustan los remedios naturales, no te pierdas esta lectura, seguro que te sorprenderá algún dato o información sobre esta flor.

Qué es la Lavanda. Cómo es la planta de lavanda

La lavanda, alhucema, espliego o cantueso (Lavandula sp. L., 1753) es una planta aromática y medicinal de la familia de las lamiáceas originaria del Mediterráneo. Su nombre científico proviene del verbo latino “lavare” que significa lavar, ya que se ha venido utilizando durante siglos para aromatizar jabones y cosméticos y para lavar y ayudar a curar heridas.

La planta lavanda es un arbusto leñoso perenne, de tallos de sección cuadrangular, generalmente muy foliosos en la parte inferior, con hojas de forma y margen variado; y que puede llegar a alcanzar el metro y medio de altura. Florece en verano (junio-agosto) con unas inflorescencias en forma de espiga de color lavanda, que puede ser azul, malva, lila, morado, rosado o, algunas veces blanco. Su fruto son unas pequeñas semillas agrupadas de 4 en 4 de forma elipsoide y de color castaño.

La lavanda crece bien en sitios cálidos y soleados, bien iluminados y bien drenados, pero no soporta la humedad. Aunque es originaria de la cuenca mediterránea, también se la puede encontrar en la mitad norte de África, en la Península Arábiga, en el sur de Asia y hasta en la India. Además, ha sido introducida en muchos otros lugares del mundo, como en Latinoamérica.

planta Lavanda

Tipos de Lavanda planta

Valorada desde la antigüedad por sus múltiples propiedades (que veremos en el siguiente apartado), a lo largo de la historia, los botánicos han identificado y descrito las diferentes especies, subespecies e híbridos silvestres de lavándulas, a las que se añade un sinfín de “variedades de campo”, como híbridos y cultivares, a partir del siglo XX, más preparadas para satisfacer la importante demanda de esta planta y sus productos en el mundo moderno. Estas son las especies y variedades de Lavanda más comunes y utilizadas:

Lavanda officinalis o Lavanda común:

La lavanda fina o lavanda común se reproduce por semillas y por esquejes y puede encontrarse en estado salvaje o cultivada. Posee tallos leñosos pequeños (30-40cm) y hojas opuestas. Crece entre los 350 y 700 metros de altitud. Sus flores forman una espiga pequeña de color malva o morado y aparecen a principios de verano.

Lavanda

Lavandula angustifolia o espliego:

Este tipo de lavanda es endémica de Europa, concretamente de Italia y Francia. Sus hojas presentan una coloración verde grisácea y pueden llegar a medir hasta seis centímetros de largo. De tipo arbustivo, la Lavandula angustifolia alcanza una altura cercana al metro y medio. Sus flores se presentan en inflorescencias de tallo largo que pueden medir hasta 9 centímetros.

Lavanda angustifolia

Lavandula latifolia o espliego:

De origen español, al contrario de otros tipos de lavanda, este desprende un aroma un tanto desagradable. Sus hojas llegan a medir hasta diez centímetros de longitud y presenta sus flores de color violáceo agrupadas en espigas.

Lavanda latifolia

Lavandula stoechas:

La Lavandula stoechas procede de la cuenca Mediterránea y destaca por sus flores. Estas se encuentran dispuestas en inflorescencias compactadas en forma de espiga cuadrangular y terminada en tres brácteas de color violáceo o rojizo. Sus hojas son de color verde grisáceo. Puede llegar a medir más de un metro de altura.

Lavandula stoechas

Lavandula lanata:

Este tipo de lavanda, de hojas recubiertas por una pequeña cama lanosa, es propia de los climas de montaña. Sus espigas florales pueden llegan a medir hasta 20 centímetros de largo y son de color lila. La Lavandula lanata es de origen español y es muy característica de la serranía de Ronda, en Málaga, aunque también puede encontrarse en estado natural en otras provincias de Andalucía.

Lavandula lanata

Lavandula dentata:

Originaria del mediterráneo occidental, la Lavándula dentata toma su nombre por las hojas dentadas que presenta en sus tallos leñosos. Esta planta prefiere los suelos calizos y puede llegar a medir casi metro y medio de altura. Destacan también la coloración de sus hojas verde grisáceo y sus flores en espiga de color malva.

Lavanda dentata

Lavandula Hybrida o Lavandín:

Este tipo de lavanda, conocida como “lavandín”, es producto de una hibridación entre la Lavandula angustifolia y Lavandula latifolia. Es estéril y solo se puede reproducir por esquejes. Crece a todas las altitudes. Destaca por ser una lavanda de gran tamaño y gran floración de color más azulado, por lo que es muy valorada por los amantes de la jardinería. También se caracteriza por la presencia de dos espiguillas laterales.

lavandin

Lavandula viridis o Lavanda verde:

También conocida como lavanda verde o cantueso verde, la Lavanda viridis es propia de la Sierra de Aracena, en Huelva. Sus hojas lanceoladas suelen llegar a medir hasta los 10 centímetros. Sus inflorescencias, al contrario que la gran mayoría de las lavandas, son de color crema casi verdoso, de ahí su nombre.

Lavanda verde

Lavandula allardii:

Este híbrido formado entre la Lavandula latifolia y Lavandula dentata es también conocido como Lavanda de Allard, Es un arbusto llamativo utilizado en jardinería por su valor ornamental. Una de sus características más llamativas es su forma arbustiva de copa redondeada y sus flores de color lila o azul pálido.

Lavandula allardii

Lavandula canariensis:

La Lavandula canariensis es una especie endémica del archipiélago canario. Este arbusto llega a medir hasta metro y medio de altura y presenta hojas opuestas de color verde y tallos glabros. Uno de sus rasgos más distintivos es que las flores son bastante diferentes de las del resto de tipos de lavanda, aunque mantiene un color morado.

Lavandula canariensis

Lavandula multifida:

Este tipo de lavanda suele crecer cerca de la costa, aunque esto no impide que pueda cultivarse lejos del mar. De origen africano, cuenta con hojas muy divididas y recubiertas por una fina capa de pelo blancuzco. Las flores de la Lavandula multifida se presentan agrupadas en inflorescencias de color entre morado y añil.

Lavandula multifida

Lavandula pinnata:

Este tipo de lavanda también posee, como en el caso de la Lavandula multifida, hojas en divisiones. Originaria de Canarias y Madeira, cuenta con inflorescencias que se encuentran agrupadas de tres en tres.

lavandula pinnata

Propiedades y beneficios de la Lavanda

Las propiedades de la lavanda son conocidas desde la Antigüedad, cuando las flores perfumaban el agua de los baños griegos y romanos. En la Edad Media, se descubre su poder desinfectante y fue muy eficaz en la lucha contra la peste. Y en el Renacimiento, se desarrolló el comercio del aceite esencial: en Grasse (capital del perfume) comenzaron los primeros perfumistas y las primeras tiendas. En la Provenza francesa, es apreciada por sus virtudes calmantes, cicatrizantes y antisépticas. Se utiliza también en aromaterapia y mantiene todas sus propiedades terapéuticas.

Los principales compuestos de la Lavanda son: aceite volátil (sobre todo, linalol, alcanfor y cineol), ácido rosmarínico, taninos, cumarinos, fitosteroles, flavonoides y triterpenoides. Otros compuestos que están presentes son los fenoles en forma de taninos, los cuales tienen propiedades antioxidantes que protegen al organismo de los radicales libres y ayudan a prevenir enfermedades como el cáncer y el Alzheimer.

Gracias a estos compuestos, además de ser aromática, la lavanda tiene propiedades astringentes, sedantes, digestivas, calmantes, analgésicas, antioxidantes, vermífugas (para gusanos y parásitos intestinales), antiinfecciosa, diurética, colagoga, cicatrizante, antiséptica, regeneradora, antiinflamatoria. Por lo que es relajante, antiespasmódica, tónica del sistema nervioso, estimulante circulatoria, antibacteriana, analgésica, carminativa y antidepresiva.

Asimismo, la lavanda puede ayudarte a mejorar tu digestión y a gestionar problemas intestinales por nervios o por estrés. Además, la lavanda puede evitar problemas gastrointestinales como cólicos, inflamación intestinal y flatulencia.

lavanda propiedades

Para qué sirve la Lavanda. Usos de la Lavanda flor, hojas y planta

Su aroma inconfundible ha convertido a esta planta en la joya por excelencia de la aromaterapia. Desde antiguo ha sido utilizada como ornamental y para la obtención de esencias aromatizantes y condimentarias. Las antiguas sociedades como la egipcia, usaban la lavanda para los rituales fúnebres, pero además se pudo confirmar que también la usaban medicinalmente para el alivio de las migrañas y como calmante. En Francia, la Lavanda es muy utilizada para elaborar perfumes y aguas de colonia. También se utiliza para aromatizar y ahuyentar a los insectos de armarios y cajones, en los que se coloca un saquito con flores de lavanda.

A la Lavanda se le asignan diversos usos gracias a su suave aroma y los innumerables beneficios que aporta para la salud y el mantenimiento del cuerpo humano. Entre ellos tenemos:

  • Aliviar el estrés y el insomnio:

La lavanda suele utilizarse para tratar la ansiedad y el insomnio. Consumida en infusiones o en pastillas, así como utilizada en aromaterapia, la lavanda sirve para relajar el cuerpo y la mente, lo que ayuda a conciliar el sueño y descansar, tanto a adultos como a niños.

  • Curación de heridas y quemaduras:

Por sus características antisépticas, se puede aplicar lavanda en crema, aceite o infusión para lavar heridas abiertas y para aliviar las quemaduras, evitando la formación de ampollas y favoreciendo la regeneración celular.

  • Cuidado de la piel:

Por sus propiedades antibacterianas y antisépticas, la lavanda es muy recomendable para tratar pieles con acné o psoriasis. Además, es muy hidratante y la capacidad antioxidante que tiene, evita la aparición de las arrugas o retrasa el proceso del envejecimiento prematuro o natural de la piel.

  • Aliviar el dolor muscular o dolor de cabeza:

El aceite esencial de lavanda es utilizado para aliviar dolores musculares y jaquecas por sus propiedades antiinflamatorias y analgésicas. Si hay moretones en la piel, se pueden aplicar compresas de infusión de lavanda mezclada con árnica para potenciar los resultados. También es muy utilizada la lavanda como antiinflamatorio en procesos de reuma o artritis.

  • Proteger de resfriados:

La infusión o té de Lavanda sirve para potenciar el sistema inmunológico de niños y evitar contagios de patologías simples como el resfriado común, en especial en tiempo y época de lluvia o clima húmedo. Con relación a la bronquitis, la lavanda puede usarse como complemento del tratamiento médico prescrito por el facultativo.

  • Problemas digestivos:

La lavanda resulta muy adecuada para favorecer la expulsión de gases y combatir la hinchazón abdominal y el mal sabor de boca. Además, contribuye a tener una mejor digestión, por lo que se recomienda el uso de infusiones de lavanda después de comer.

  • Picaduras de insectos:

Su aroma repele a los insectos y rociando un poco de su aceite se alivian las picaduras.

  • Contra el sudor y el mal olor de los pies:

La planta seca de lavanda, asociada con salvia, se muestra eficaz para acabar con el mal olor de los pies por un exceso de sudoración.

  • Aliviar los síntomas premenstruales:

El uso de lavanda en la aromaterapia ayuda a mejora los síntomas premenstruales, seguramente debido a su acción calmante sobre el sistema nervioso.

  • Mejorar la depresión:

Desde tiempos inmemorables se ha usado la lavanda como tratamiento contra la depresión. De hecho, se cree que su actividad tranquilizante generaría una mejora del estado del ánimo que reduciría los síntomas de la depresión.

  • Proteger los muebles de madera:

Rociar la madera y los armarios con lavanda los protege de la acumulación y colonización de los ácaros y polillas.

  • Ambientador natural:

Si te gusta el olor de la Lavanda, hay muchos productos como velas, inciensos y ambientadores para aromatizar el hogar.

Lavanda usos

Así pues, gracias a todos los beneficios que tiene, se lleva a cabo el cultivo industrializado de la planta Lavanda, por lo que se han implementado normas para su cultivo y para la destilación y extracción del aceite esencial. A mediados del siglo XX, la mecanización y la mayor productividad de las plantas favorecen la intensificación del cultivo de la lavanda. Y en los años 2000, surgen otros usos: el del bienestar, por lo que la lavanda comienza a utilizarse para la aromaterapia, lo cual ayuda a mantener el número de productores y a mejorar la calidad de la producción.

Asimismo, las cosechas son una ocasión para los pueblos que tienen campos de Lavanda, de hacer fiestas y homenajear a esta planta, entre los que destacan los de la Provenza francesa, los de Italia, los de México y el de Brihuega y Tiedra en España.

En estos cultivos y campos de Lavanda, una vez recogidas las flores, estas son destiladas con un alambique y se recoge su aceite esencial, con el que se fabrican una gran variedad de productos de Lavanda: esencias, lociones cremas, infusiones, jabones, ambientadores, ramos de Lavanda o ramilletes, etc.

campo de lavanda

Por otro lado, la cocina contemporánea tampoco puede ignorar el poder de la lavanda. Se utiliza más en postres como aroma: helados y sorbetes, cerveza, panna cotta, “pain d’épices” (una especialidad provenzal), etc.; pero también forma parte de las hierbas de Provenza, junto al romero y el tomillo, para especiar las carnes; y, por supuesto, en miel e infusiones.

Asimismo, las flores secas de Lavanda pueden utilizarse para adornar, perfumar la casa y el interior de muebles, así como también para lanzar a los novios en bodas.

Si te gusta la Lavanda y te gustaría cultivarla tu mismo y elaborar tus propios productos, puedes comprar semillas o plantas de Lavanda. En concreto, la Lavandula dentata es muy popular para su cultivo en maceta por su gran resistencia y capacidad decorativa.

Finalmente, cabe destacar que, aunque no se necesita la prescripción del especialista de la salud, la opinión de este no debe de ser pasada por alto a la hora de utilizar remedios de Lavanda y se recomienda realizar un estudio previo de alergias para evitar que el uso de dicha planta provoque un cuadro alérgico.

Fuentes: Wikipedia, la-Provenza.es, Ecología Verde y Farmacia Angulo

La Lavanda: propiedades, beneficios y usos de esta planta aromática y medicinal
Nombre del artículo
La Lavanda: propiedades, beneficios y usos de esta planta aromática y medicinal
Descripción
La Lavanda es una planta bien conocida por su color y aroma, pero, además, también es medicinal, por lo que tiene muchas aplicaciones. En este artículo, os presentamos la planta Lavanda en detalle, os contamos qué tipos hay, qué propiedades y beneficios tiene, y para qué sirve o qué usos le podemos dar.
Autor
Web
Greenteach
Logo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Name *
Email *
Website

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.